Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús Ángel Velado
Viernes, 7 de junio de 2013
Cuidados

Humedad y temperatura: periodo crítico para la vid

[Img #3957]Nos encontramos en un periodo crítico en cuanto a enfermedades criptogámicas se refiere, debido a las condiciones de humedad, temperatura y ciclo del cultivo o estado fenológico en el que se encuentra la vid.
Las enfermedades criptogámicas son las enfermedades provocadas por hongos en el viñedo y cabe destacar las mas importantes: mildiu (Plasmopara vitícola) y oidio (Uncinula necátor). Estas dos enfermedades son las responsables de numerosos daños en el viñedo, por sus efectos devastadores sobre la vegetación y el fruto de la vid. 
Hoy me voy a centrar en el mildiu, por la relevancia e importancia próxima a la floración.

Mildiu: Es una enfermedad que puede llegar a provocar grandes daños e importantes perdidas de cosecha sino se trata convenientemente. El hongo se conserva durante el invierno en los restos de hojas y vegetación, en forma de oosporas o huevos de invierno, los cuales debido a su estructura son muy resistentes a las condiciones adversas del invierno. 
En primavera cuando se dan las condiciones idóneas para su desarrollo: oosporas maduras, brotes de más de 10 centímetros, humedad, temperatura superior a 12 grados  y lluvias superiores a 10 milímetros en los dos días siguientes,  tendrá lugar la contaminación primaria sobre los órganos verdes de la planta, donde las oosporas germinan y penetran a través de los estomas de la planta, iniciando así el periodo de incubación  invisible, que dará lugar al micelio del hongo que provocara la infección secundaria, que si será visible, en presencia de agua líquida o humectación de las hojas al menos durante dos horas. 

Asimismo,  la lluvia es necesaria para que se produzca la maduración de las oosporas y la diseminación de las conidias, sobre todo si es en forma de tormenta; la humedad de lluvia o de rocío, es fundamental para que fructifique el micelio; la temperatura es también un factor limitante para el desarrollo del hongo; temperaturas inferiores a 12 grados impiden la maduración de las oosporas y las superiores a 30 grados inhiben el poder germinativo de las conidias; el viento fuerte favorece la diseminación de las conidias. El laboreo del terreno en proximidades a la floración puede facilitar el ataque del hongo.

Los daños provocados por el mildiu, pueden afectar a los órganos verdes de la planta, sobretodo en las hojas, con las típicas manchas de aceite en el haz, que se corresponden en el envés con pelusilla blanca si las condiciones de humedad son altas. Cuando los ataques son intensos, provocan desecación de las hojas, de manera parcial o total, dependiendo del grado de infección, con el consiguiente efecto sobre la cantidad y calidad de la producción y en el mal agostamiento de los sarmientos, de cara a la cosecha del próximo año.

En el racimo los daños importantes se producen en la floración, con síntomas que se manifiestan por la curvatura del raspón del racimo, adquiriendo una forma de ‘S’ y virando el color verde de este a tonos chocolate o marrón, apareciendo posteriormente, en condiciones de humedad, una pelusilla blanquecina sobre las flores y botones recién cuajados. En estado de tamaño guisante, los síntomas son de arrugamiento de la baya llegando a desecarla, lo que se conoce como ‘mildiu larvado’.
El control, como en la mayoría de las enfermedades, hay que realizarlo de manera preventiva, no utilizando calendarios de tratamientos, sino atendiendo al estado fenológico de la vid, variedad  y a las condiciones climáticas reinantes, para evitar un gasto innecesario, una aplicación excesiva de fitosanitarios y efectos secundarios no deseados. El momento más crítico como decíamos es el entorno de la floración, por lo que es en este momento en el que mas atentos tenemos que estar al cultivo y ver las manchas de aceite que nos indican la primera contaminación.

Existen medidas culturales que no favorecen la implantación del hongo en el cultivo como:
Poda en verde para facilitar la ventilación y el exceso de humedad.
Eliminación de los restos de poda, para evitar tener un reservorio de hongos.
Empleo de equipos ó estaciones meteorológicas para la recogida instantánea de datos climáticos que indiquen el riesgo de infección.

Como medidas estrategia de protección, realizaremos tratamientos con equipos adecuados y efectivos, que empleen las mínimas dosis de producto y tengan la máxima eficacia, lleguen a aquellas partes que hay que mojar para que el producto tenga el efecto deseado y detenga la germinación de las zoosporas. Los atomizadores son uno de los equipos más eficientes para este tipo de tratamientos.

Los productos empleados, serán de dos tipos en función de la estrategia que sigamos, preventiva o curativa:
- Utilizaremos productos de contacto para estrategias preventivas.
- Los productos sistémicos/penetrantes para estrategias curativas, en las que el hongo ya esta implantado.

Independientemente del tipo de lucha, es muy recomendable realizar un tratamiento al inicio de floración ya que como vimos antes, es el momento más crítico y los daños se producen directamente sobre el racimo. Pasando del envero, los ataques no son importantes y si se dan condiciones, habría que controlar para evitar defoliación por ataques en las hojas.

El antimildiu por excelencia es el cobre (oxicloruro de cobre y caldo bordeles), a continuación una relación de materias activas para el control del mildiu del ‘Grupo de trabajo de los problemas fitosanitarios de la vid’, los cambios continuos de registros de productos, hace que de año en año se incorporen y retiren materias activas, por lo que esta lista es meramente orientativa.

Sistémicos, de contacto y/o penetrante
- benalaxil+cimoxanilo+folpet (sólo en vid de vinificación)
- benalaxil+cimoxanilo+mancozeb
- benalaxil + cobre
- benalaxil + folpet (sólo en vid de vinificación)
- benalaxil + mancozeb
- benalaxil M (kiralaxil + folpet (sólo en vid de vinificación)
- benalaxil M (kiralaxil) + mancozeb
- fosetil-al
- fosetil-al + cimoxanilo + folpet (sólo en vid de vinificación)
- fosetil-al + iprovalicarb + mancozeb (excepto parrales de
- vid)
- fosetil-al + mancozeb
- fosetil-al+mancozeb+cimoxanilo
- iprovalicarb + folpet (sólo en vid de vinificación)
- metalaxil
- metalaxil + folpet (sólo en vid de vinificación)
- metalaxil + mancozeb
- metalaxil + oxicloruro de cobre
- metalaxil + oxicloruro de cobre + folpet (sólo en vid
- de vinificación)
- metalaxil +oxicloruro de cobre +folpet+sulfato
- cuprocálcico (sólo en vid de vinificación)
- metalaxil M (mefenoxam)+folpet (sólo en vid de
- vinificación)
- metalaxil M (mefenoxam)+mancozeb
- metalaxil M (mefenoxam) + oxicloruro de cobre

Penetrantes y de contacto
- azoxistrobin
- azoxistrobin + folpet (sólo en vid de vinificación)
- bentiavalicarb+mancozeb
- cimoxanilo + folpet (sólo en vid de vinificación)
- cimoxanilo + folpet + mancozeb (sólo en vid de
- vinificación)
- cimoxanilo + folpet + oxicloruro de cobre (sólo en vid
- de vinificación)
- cimoxanilo + mancozeb
- cimoxanilo + metiram
- cimoxanilo + oxicloruro de cobre + mancozeb
- cimoxanilo + sulfato cuprocálcico
- cimoxanilo +sulfato cuprocálcico+oxicloruro de cobre
- dimetomorf
- dimetomorf+folpet (sólo en vid de vinificación)
- dimetomorf + mancozeb
- dimetomorf+oxicloruro de cobre
- piraclostrobin+metiram (excepto parrales de vid)

Fijación a las ceras cuticulares y de contacto
- ciazofamida
- famoxadona+cimoxanilo
- zoxamida+mancozeb

Sólo de contacto
- folpet (sólo en vid de vinificación)
- hidróxido cúprico
- mancozeb
- maneb
- metiram
- oxicloruro de cobre
- oxicloruro de cobre + folpet (sólo en vid de
- vinificación)
- oxicloruro de cobre + mancozeb
- oxicloruro de cobre + sulfato cuprocálcico
- oxido cuproso
- sulfato cuprocálcico
- sulfato cuprocalcico + folpet (sólo en vid de
- vinificación)
- sulfato cuprocalcico + mancozeb

Como conclusión, recordaros que lo fundamental en el control de plagas y enfermedades del viñedo, es la observación directa, el estado fenológico de la vid, junto con datos climatológicos y experiencias previas. No dejéis de patear por las viñas. Salud. 



Jesús Ángel Velado es ingeniero agrónomo experto en viticultura. Para contactar con él: vitucultura@leonsurdigital.com. Visita su blog: http://vitisvelado.blogspot.com.es/

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress