Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Cultura - F-Mérides, por Emilio Vilar
Emilio Vilar
Miércoles, 14 de junio de 2017

Catorce de junio

[Img #4082]
 
El Diario de Melilla (1902 – 1963) se define como ajeno a la política y defensor de los intereses de España en Marruecos. Hoy da la noticia de la muerte de un mozo que resultó gravemente herido en la corrida de vaquillas.
 
14.06.1930 – El Telegrama del Rif 
 
“Un mozo muerto durante una corrida de vaquillas. León 11.- En Sahagún se han celebrado con gran animación las fiestas del  centenario del nacimiento de su Patrón San Juan, que es también patrón de Salamanca. Uno de los festejos consistía en una corrida de vaquillas. Uno de los bichos alcanzó a un mozo del pueblo, que resultó gravemente herido”.
 

 
[Img #4083]Crónica de la novillada con triunfo de la cordobesa, no sabemos si el pobre Joseito se cortó la coleta después de leer La Voz.
 
14.06.1935 – La Voz 
 
“Novillada en Sahagún (León). Sahagún, 14 (6,30 t.).- Ganado de Encinas, grande y manso. Mary Gómez alcanzó un gran éxito toreando con la capa y muleta, cosechando grandes ovaciones. Mató pronto y dio la vuelta al ruedo. El debutante Joseito, muy ignorante”.
 

NUEVAS INCORPORACIONES

 
Desde este periódico, editado en Buenos Aires, se comenta lo bien recibida que es en Sahagún el ‘agua de mayo’. 
 
14.06.1896 – El Correo de España
 
[Img #7568]
 

 
Breve reseña de la corrida inaugural de la plaza de toros.
 
14.06.1909 – Heraldo de Zamora
 
[Img #7569]
 

 
[Img #7571]
 
Tensa celebración de las fiestas patronales en 1932.
 
14.06.1932 – Luz
 
“En Sahagún. 
Sahagún, 14.- Los días 11, 12 y 13 de junio se celebran en esta ciudad las tradicionales ferias y fiestas de San Juan, por cuyo motivo la Hermandad de dicho santo solicitó del ayuntamiento, y éste a su vez del gobernador civil, el permiso para sacar procesionalmente por las calles la imagen, permiso que fué concedido, siempre que, a criterio de la autoridad, no hubiera alteración del orden público.
Los ánimos estaban excitadísimos y se presentaron en el Ayuntamiento unos cien vecinos para manifestar que si salía la procesión ocurrirían sucesos desagradables. En vista de ello, el primer teniente de alcalde, en funciones, pasó orden a la Hermandad para que no saliera la procesión hasta nuevo aviso y que compareciera a su presencia la Directiva de la Hermandad.
Cuando estaban en el Ayuntamiento los individuos que componen dicha Directiva, y desatendiendo una segunda orden del alcalde, salió la procesión de la capilla dando gritos de ¡viva Cristo Rey!, ¡viva San Juan!.
La reacción de los elementos de la izquierda fué enorme, y mientras unos se dirigían al Ayuntamiento a protestar, otros se fueron con ánimo de disolver la procesión, originándose la desbandada de los cavernícolas y quedando solamente unas cincuenta mujeres, hasta que llegó la Guardia Civil y la disolvió totalmente”.
 

[Img #7572]
 
Espectáculo cómico taurino con la Guerra Civil recién terminada.
 
[Img #7573]
[Img #7574]
[Img #7575]
 
 

 
14.06.1939 – El Día de Palencia
 
Colocamos hoy, de acuerdo a la fecha de publicación, el artículo del catedrático sahagunés Joaquín González Cuenca, que ya incluimos el pasado mes de diciembre.
 
14.06.1979 – La Hora Leonesa
 
[Img #7576]
 
“Elogio y conjuro de una banda de música muerta.
Las decadencias de Sahagún han sido múltiples y feroces. No quiero hablar de una abadía que fue pasmo y es poco más que un muladar. Algún día se hará el triste inventario: piedra noble convertida en bordillo de acera, capillas románicas hechas establos, dependencias monacales degradadas en viviendas de señoritos, molinos arruinados, rica biblioteca almonedada, ruinas, dolorosas ruinas inútiles, sin honor. Pero quiero mentar otros dolores.
Cuando Sahagún era un mundo de sardina arenque, sopas de sebo y casco de cebolla. Cuando el anca de rana y el conejo criado con yerbajos del camino eran casi las únicas proteínas. En el imperio del tocino rancio y el cuartillo de vino. Cuando la niñez era alpargata rota, pantalón con remiendos y tirante cruzado. Eso sí: mucho campo, mucha lagartija, perucos por Santiago y uvas en otoño. Estoy hablando del final de los años cuarenta. Antes no sé, pero conjeturo que el estrago fue mayor, la miseria más grande y la conciencia más amodorrada. De nada sirvieron claros de crispación y arrebato con desenlace sangriento. Sahagún no es Sahagún de Campos, es Sahagún de la Ruina, Sahagún del Cardo, Sahagún de la Rabia, Sahagún de la Amargura. Lo demás es silencio. Y, contradictoriamente, no conozco pueblo, es decir, gente con más gana de existencia, no conozco humanidad con genética más revuelta y vital. Ríos de sangre europea y semítica recorren los cauces interiores de esta gente, alborotando la cabeza y produciendo un habla lista que se malogra en el mote sangrante, el humor cáustico y las ideas en reyerta.
[Img #7577]Pero quiero olvidarme de estas rabias y dejar paso a una banda de música que viene por las Entretorres, cruza la plazuela de San Benito y sube trabajosamente por una calle cuyo nombre de pila no se sabe, a la que después han apodado de Sanjurjo y antes –dicen- de Pablo Iglesias. La banda ha salido del Ayuntamiento con disparo de cohetes y bombas reales. Ha subido por la cuesta de Sofío, ha pasado por la plazuela de San Martín, ha bajado por la de Santiago, calle de las Monjas (de las abiertas a las encerradas, que en Sahagún ha habido y hay dos familias de monjas y las dos en la misma calle) y desde San Benito sube a morir, como nació, entre cohetes y bombas reales, en la Plaza, ante el Ayuntamiento.
La mañana, bien cuajada, como de las ocho solares, es hermosa. En la Plaza, bajo banderitas de papel, saltan los churros aceitosos y triunfa el primer aguardiente en ayunas. Por la esquina de arriba (ya huelen los amarguillos del obrador) asoma el fulgor de latón de los instrumentos y el charol de las gorras de plato. Son quince, veinte músicos con cara de labranza que consiguen la wagneriana Bajo la doble águila, cien veces repetida marcha. Por la esquina de arriba entra la banda en la Plaza. Lo recuerdo con intensidad proustiana. Hasta la alcoba (cortina, saloncito con mesa en el centro y cómoda pegada a la pared, balcón de hierro forjado) con el gran chorro de luz que atraviesa los cuarterones medio abiertos irrumpe el guirigay de la banda, con todas las alegrías del mundo. Un Dionisios infantil me baila en la cabeza. Y mi padre, el de las canciones de la guerra de Melilla, me espabila tarareando lo que se oye en la calle.
12 de junio, diana de San Juan de Sahagún. Casi todo ha muerto. Aquella banda también. Casi todas aquellas manos que cambiaban el azadón por el clarinete o el bombardino o están deshechas entre los cipreses de la Pasarela o proletarizadas en los talleres de Bilbao. Y aquel latón sonoro que fue gloria de pasacalles y alcahuete de romerías ha sido visto con horror, oxidado, ultrajado, en manos de gamberros.
Porque en el Sahagún del casco de cebolla y el pantalón remendado la banda acudía, camarada fiel, a las citas de la alegría. Precedía a las autoridades de traje limpio y nombre de martirologio (Asterio, Felícitos…) cuando se iban a los toros o a la novena del Santo bajo mazas. Bajaba con la gente al Plantío, por Pastorbono, a comer avellanas, o a la ermita de la Virgen del Puente, por San Marcos, a comer queso “de pata de mulo”. Acompañaba el vaso de tinto o el vermouth con aceitunas de después de misa los domingos de verano. Compartía, sucia de polvo y sudor, el jolgorio de la tantáriga, ese híbrido de jota y habanera que pone locos a la gente del Cea. Se ponía seria cuando iba con los labradores detrás de San Isidro y con todo el pueblo detrás de los huesos de San Juan. Triste, lo que se dice triste, sólo en la procesión de la Soledad, por Semana Santa, entre cirios, capiruchos y cruces negras.
Malo, muy malo es que un pueblo que la tuvo propia tenga que alquilar una banda foránea para despertarse el día de San Juan. Habría que rescatar de donde sea, aunque fuera de la muerte, a aquellos hombres, labradores, comerciantes, menestrales, que en cuadrilla azul marino se echaban a la calle con sus partituras y sus metales abollados a proclamar la alegría. Habría que decirle a don Adolfo Magdaleno, donde esté, que vuelva a coger su batuta y a caminar delante de los músicos, “bajo la doble águila”. Habría que convocar a Valentín el hojalatero, a Máximo, a Chóriga, a Primitivo, a Amador el zapatero, a Anselmo el pescador, a Bonis Morala, a Esteban, a Epifanio, a Froilán el de Correos, a Eulogio el Colorado… y pedirles que vuelvan a ser lo que fueron. Para que la calle de la Morería, la del Arco, la callejina, las escalerillas, las rondas, el Arnal, la Neverica, el Puentecanto, la torre del reloj, el caño, los huertos, la alameda, la presa…, para que hasta el último ladrillo de Sahagún, desvelado por los cohetes y la fanfarria inocente, resucite de entre los muertos”. 
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress