Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Cultura - F-Mérides, por Emilio Vilar
Emilio Vilar
Domingo, 27 de agosto de 2017

Veintisiete de agosto

[Img #4949]
 
Detallado relato del crimen por el que fue ejecutado públicamente Tomás Cuesta por un verdugo muy torpe por cierto.
 
27.08.1852 – La España
 
“Horrible asesinato. A propósito de un reo recientemente ejecutado en Sahagun, refiere un periódico del modo siguiente el delito que le puso á disposicion de la ley. Un mes hará , poco mas ó menos, que llegó un arriero, al ponerse el sol, á una barraquilla inmediata á la citada villa, á donde se dirigía á proveerse de algunos artículos, y encontrando en ella á un pastor conocido, resolvió quedarse allí y soltar sus borriquillos en el pasto, dejando para el siguiente dia el ir al mercado de la villa, á fin de economizar de este modo lo que habría de pagar en la posada: comunicó este pensamiento á su traidor é infortunado amigo, manifestándole que solo traia cien reales para emplear en mercancías. Encomendándole entonces el cuidado de las bestias, pasó á Sahagun á proveerse de pan y vino, á fin de que la noche se le hiciera menos larga. A su regreso el pastor le dijo que tenia devocion de tocar las oraciones en un lugarcito inmediato, mas que luego volveria á su compañía; hízolo así, y á su  vuelta encontró durmiendo al arriero, que cansado, se habia tendido sobre una manta, y poseido aquel de un vil é infame pensamiento, se echa encima de este desgraciado, y con una pequeña navaja le hiere repetidas veces en el cuello. El arriero, que debia ser hombre de fibra, á pesar de sus muchas heridas, suplica al asesino le deje la vida, mostrando el lugar donde tenia los cien reales, por los que preguntaba aquel. Calmóse por el momento la saña del criminal; mas arrepentido de aquel rayo de compasion, y diciendo que le iba á descubrir si le dejaba, continuó su tarea infernal, hundiendo varias veces el fatal instrumento en el cuerpo de su víctima, hasta que viéndola exánime huyó. La Providencia, sin duda conservaba la vida al desgraciado arriero para que no quedase sin castigo crímen tan horroroso; asi que, á pocos momentos volvió este infeliz en sí, y prorrumpió en tristes alaridos. En este lastimoso estado permaneció toda aquella noche y parte del dia siguiente, hasta que sabedor del hecho el celoso y entendido juez de primera instancia de partido, don José de Castro, se constituyó en el punto del crimen, y reuniendo á todos los pastores de aquel término, los puso á presencia del herido, que en diferentes trajes conoció á su matador. Este confesó entonces de plano el delito que acabamos de referir, conteste con la relacion hecha por el moribundo, quien á pesar de los auxilios que se le prestaron, espiró ese mismo dia”.
 

[Img #4950]
 
Terceras y últimas elecciones convocadas durante el breve reinado de Amadeo I, cuando el presidente del Gobierno, el masón Manuel Ruiz Zorrilla, quedó en minoría y tuvo que convocar elecciones, que por cierto ganó. Por Sahagún resultó elegido el republicano José García de la Foz.
 
27.08.1872 – La Correspondencia de España
 
“Última hora. El resultado del primer dia de elecciones conocido hasta esta madrugada es el siguiente: Sahagun.- Lafoz, R., 85; Godos, F. , 50”.
 

 
Gerardo del Corral Franco llevaba muchos años con la idea de constituir una asociación de propietarios agrícolas, ya en 1904 expresó sus intenciones en una consulta publicada en ‘El Progreso Agrícola y Pecuario’, pero fue en 1910 cuando la idea empezó a tomar forma. Vemos que la primera cuestión que abordó el Consejo fue ni más ni menos que armonizar los intereses de patronos y obreros, objetivo que tuvo que desechar por inviable.  El diario El Sol nos ofrece una detalladísima historia de la fundación del Sindicato de Sahagún, escrita por el antropólogo y geógrafo Luis de Hoyos Sainz. 
 
27.08.1922 – El Sol 
 
“Sahagún y el Sindicato. Sahagún y Castrogeriz son en toda Castilla y León los pueblos del Sindicato agrícola por autonomasia y por eficacia y pureza de la obra económicosocial. Por eso me llevaron hace dos años a la villa burgalesa, típica realidad de la “Castilla en escombros”, de Senador, estos viajes agrícolas, y por eso me trajeron a Sahagún idénticos deseos, pues de ambos sitios puede decirse que son un Sindicato agrícola y una villa. Por presentador tuve, en amable carta para El Sol y para mi, a D. Ramón del Valle Inclán, gran amigo del que fue alma y motor de este Sindicato, recientemente perdido para el progreso agrario y la mejora social de estas gentes, ejemplo y creador de ejemplos en la reconstitución del campo español, D. Gerardo del Corral Franco. Fue gratísima la visita y es cordial el recuerdo que de aquel maestro de campesinos guardo, por la obra y por el hombre, que pariente de D. Gumersindo de Azcárate, daba la sensación de ser el gran maestro redivivo. En su figura y en su hablar atropellado y vehemente, en el castizo decir y, sobre todo, en el pensamiento y en la acción, honraba el parecido y el parentesco. ¡Rehacer un campo muerto y hacer un pueblo que trabajara mucho! Este fue su propósito y base del gran plan del Sindicato para la reforma social con eficacia y equidad económica; propósito que hubo de reducir a una Cooperativa de reconstitución de vides, elaboración y venta del vino y crédito agrícola. Obra iniciada en 1910, constituída en 1911 y que, a pesar de sus reducciones y limitaciones, pudo, con 75.000 pesetas de capital a crédito, elevar éste en 1920 a más de un millón y, lo que vale tanto como las cifras, ser modelo y faro de labradores en toda Castilla. Por el Sindicato, Sahagún, villa que fue, torna en villa que será, y sus minas y obras comenzadas, dando aquel conjunto de cenizas y bermellón, por el contraste de lo que se desmorona y lo que se construye, hacen pensar que Sahagún de los Condes, que, como todo pueblo sin piedra, conserva la historia, pero no el monumento, será con provecho y honra, Sahagún de los Labradores, y hallará quien con igual amor y ciencia que Julio Puyol y Alonso estudió el Fuero nuevo dado a sí mismo por los labradores y no concedido por merced de los señores. Algunos datos y varias cifras. En el dia de San José del año 1911 constituyeron con D. Gerardo del Corral el Sindicato agrícola de Contratación y Crédito otros 43 apóstoles de la nueva agricultura, entre los que figuraban dos señoras de la raigambre de las ricas hembras castellanas doña Isabel Calderón Mañueco y doña Dolores Ruiz Franco, y personalidades como D. Juan Flórez Cosio, que fue su presidente. Todos ellos apremiados por la necesidad que creó la pérdida casi total del viñedo, que se tradujo en más de trescientas mil pesetas anuales, y aconsejados entonces por el gran agrónomo, director a la fecha de la granja de Palencia, Sr. Cascón, y posteriormente por ingenieros como Manso de Zúñiga, Salmones, Díaz Muñoz, Moisés Martinez Zapata y Pascual de Quinto, que figuran merecidamente en el cuadro de honor del Sindicato. Pasamos, por brevedad de espacio y olvido de la acción maléfica del Estado, las heroicas luchas que la vehemencia de Corral contaba, para que la ley acogiera y amparara al Sindicato; borremos también de esta sucinta historia las hazañas económico-financieras que tuvo que realizar desde la concesión de las primeras 75.000 pesetas por el Banco Mercantil de Santander, elevadas a 300.000 el 1916 y liquidadas por ser del 7 por 100 los intereses para substituirlas con el millón de pesetas concedidas por el Monte de Piedad de León, y no pongamos siquiera la defensa que de políticos y catequistas hubo de hacerse en varias ocasiones, aunque contadas al detalle, serían estas malandanzas, como las sufridas por otros Sindicatos “de veras agrícolas”, la mejor guía para la creación y régimen de los futuros. Respondieron los socios fundadores y de nuevo ingreso solidaria y mancomunadamente de la gestión social; mas no los accidentales y obreros, que son admitidos a los beneficios del Sindicato. Beneficios que, aparte de los generales de la Bodega Cooperativa, son los del empleo de máquinas y consumo de abonos, que con el uso del crédito hace subir a más de 600.000 pesetas la cifra del movimiento financiero; y beneficios que salen del campo social, pues la emigración de obreros fue reducida desde la creación del Sindicato y el aumento de jornales pasó de la proporción de 1 a 4. En lo primero que se pensó fue en encauzar la cuestión social de modo directo, y a ello dedicó sus esfuerzos el primer Consejo, tratando de armonizar los intereses de patronos y obreros; pero resistencias invencibles esterilizaron un intensísimo trabajo de tres meses, en los que se llegó al convencimiento de que era imposible hacer nada práctico en este sentido. Cambiada la orientación del Sindicato, éste dedico sus esfuerzos todos a la repoblación del viñedo, para lo cual se compró un tren de desfonde a vapor y se comenzó a desfondar las tierras de los socios que lo solicitaron; a estos mismos se les facilitaron injertos y terrenos a pagar en ocho años, y en 1911 se crearon las cuentas de crédito a los socios por la cantidad máxima de 4.000 pesetas, a liquidar en octubre de cada año. Se creó el vivero, hoy en plena producción, que cuenta con 3.000 cepas madres Lot y Aramón, número 9, y el seguro del ganado, que no prosperó por falta de ambiente, y, por fin, la Caja Rural, que cuenta con 109 depositantes de pesetas 250.160, y cuyas cuentas se liquidan invariablemente en 10 de octubre de cada año. Finalmente, se fundó la Bodega Cooperativa, en la que van invertidas 347.511 pesetas, y que cuenta con un crédito de 300.000 pesetas más que recientemente le concedió el Sindicato. Esta Sección, que acaso llegue a ser la de más importancia del Sindicato, se construyó bajo la dirección de inteligentísimos técnicos; consta de 48 tinos de cemento armado de a 27 metros cúbicos cada uno, o sea una capacidad total de 1.296.000 litros, que dentro de poco será insuficiente, puesto que la actual plantación no está en producción más de una quinta parte, por lo cual la bodega está preparada para una ampliación del doble de su tamaño. El costo de la bodega está calculado en 400.000 pesetas, y hoy estará completamente terminada y en funciones. Finalmente, este Sindicato cuenta con 333 socios, entre fundadores, accidentales y obreros; se calcula que entre estos se recogerán más de 60.000 cántaros, y eso que, como se decía, sólo está una quinta parte en producción, y el resto del movimiento se deduce claramente del adjunto balance. Dos advertencias quedan por hacer: una es que el Sindicato no tendrá capital, porque así se exige estatutariamente, y la otra, que las cuentas de crédito con los Bancos realmente no han sido abiertas al Sindicato y sí a algunos de los principales propietarios de esta localidad, que responden con su firma a las resultas de la gestión. Por fin, anotamos, como prueba de la impermeabilidad de nuestros campesinos, que el ejemplo del Sindicato de Sahagún no ha cundido a uno solo de los pueblos vecinos, a pesar de tener triple cosecha de uva con un décimo de superficie de viña. L. de Hoyos Sainz”. 
 

NUEVAS INCORPORACIONES

Las vías agropecuarias, los derechos de paso y pasto, todo estaba regulado y controlado por el procurador fiscal.
 
27.08.1849 - Boletín de Segovia 
 
"Asociacion General de Ganaderos. Seccion de Cañadas. Año de 1849. Lista de los procuradores fiscales principales de ganadería y cañadas, establecidos en las provincias por donde pasan y pastan los ganados de la cabaña española, y de los que, como auxiliares y sustitutos hay en los partidos y distritos que se espresan.
Provincia de Leon. Sahagun, don Manuel Guaza Mateo. Sahagun". 
 
 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress