Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Ángel Díez Lazo - La tapia del tapiero
Miércoles, 2 de abril de 2014

Tapias

[Img #6882]

Cuando las paredes que delimitaban las posesiones eran de tapial, tenían la base ancha, para luego, reducir poco a poco su grosor hasta cierta altura. Desde allí para arriba, se seguían construyendo con adobes y se remataban con tejas, al solo objeto de evitar la erosión de la lluvia.
Eran paredes de huerto, tapias de corral de animales, macetas de enredaderas. Paredes con la puerta abierta, que guardaban el alma de la gente al amor de la fogata y de la familia.
Después llegaron las paredes de bloques y ladrillos. No es que no estuvieran inventadas, no. Lo que se descubrió fue la forma de comprar los ladrillos y los bloques de hormigón, dando esquinazo a la macal.
Paredes rectas y ya sin límite de altura y ligadas con cemento comprado y no con barro de arcilla y paja amasados con trabajo.
Como son paredes resistentes a las inclemencias, terminan desnudas o vestidas con cristales rotos, para asustar a los que saltan tapias. Si no guardasen alguna posesión, no merecerían ser escaladas. Paredes con alarmas y cerrojos, perros y vigilantes, que más que proteger, encierran a quienes las habitan, dejándoles a merced de los peligros interiores.
Llegado es el tiempo de no fiarse ni de las paredes. Lo que ya es demasiado grande, se guarda con alambradas.
Vallas electrificadas, que amenazan de muerte a quien las viole. Cercas de la vergüenza que separan a los hombres por sus planes para comer mañana. Alambres de espinos que desgarran a los que más allá, ven la misma tierra y las mismas piedras.
Vallados de las cárceles, de los cuarteles, de los latifundios, de las fronteras, del frente de guerra.
Lo malo de las alambradas es que si te sitúas cerca de ellas y ves a alguien al otro lado, terminas por no saber contra quien de los dos existe la valla.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 4 de abril de 2014 a las 00:01
Marisa
Entrañable la descripción del adobe, cruel y veraz, la 2º parte
Fecha: Miércoles, 2 de abril de 2014 a las 19:10
adobero
Muy bonito, para ciertos cuentos es muy bonito.
Para la vida real, no tanto, y le puedo asegurar, respecto a su parrafo final, que de los dos que miran la alambrada, uno de los dos siempre conoce al que quiere saltarla. Suele ser el que tiene la piel mas clara, el que llego cerca de la alambrada en coche y al que le esperan en su casa para cenar. No digo nada del otro pero ............

Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress