Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Visto en la red
Hospital San Juan de Dios
Viernes, 4 de abril de 2014

‘Una sonrisa para Nerea’, una de las campañas solidarias del Hospital San Juan de Dios para este año

[Img #6889]Nerea es una niña de 15 años que sufre parálisis cerebral, desde pocos días después de nacer, lo que hace que su vida sea más difícil que la de los demás. No habla, no anda y apenas ve. Pero, a su manera, es feliz, le gusta escuchar música, comer chocolate y salir a la calle, sintiendo el contacto del aire en su piel.
Desplazarse es muy complicado, más para sus padres que para ella, pues es una chica alta y necesita una silla de ruedas grande y pesada. Pero los desplazamientos son inevitables porque vive en el Burgo Ranero y periódicamente tiene que viajar a León y a Madrid para revisar su estado de salud y recibir los tratamientos médicos que le han prescrito.
Por eso, hemos decidido recoger con su familia tapones de plástico. La mayoría de los tapones están compuestos por uno de estos dos tipos de materiales: polietileno de alta densidad y polipropileno, los cuales se reciclan con facilidad para otros usos, como la fabricación de partes de vehículos, mobiliario urbano u otros envases y las empresas de reciclaje los compran, a un precio aproximado de 200 euros por tonelada. El reciclaje de los tapones supone un ahorro de recursos naturales y consume menos energía y agua que la fabricación directa a partir de ellos, por lo cual también produce menos contaminación. Por eso, desde el hospital, queremos potenciarlo. Con nosotros, en este proyecto, colabora la compañía Plásticos Magonsa, SL, de Palencia.
El objetivo es conseguir un vehículo adaptado que facilite a sus padres llevar a Nerea a cada sitio con seguridad y para ello necesitamos muchísimos tapones. Si quieres colaborar, separa los tapones de plástico de sus envases y guárdalos. Cuando tengas unos cuantos, tráelos al hospital y deposítalos en cualquiera de los contenedores que hay junto a cada puerta de entrada. Con un solo gesto, estarás realizando dos buenas acciones: proteger el medioambiente y ayudar a una familia que lo necesita.
Únete a nosotros en esta cadena solidaria y juntos conseguiremos “una sonrisa para Nerea”.
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress