Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Giraldo
Jueves, 10 de abril de 2014

Notas sobre los movimientos sociales en Sahagún y comarca (I)

(Buscad primero comida y vestimenta, que el reino de Dios se os dará luego por sí mismo. HEGEL, 1807)

En 1752, el catastro realizado durante la gestión del marqués de la Ensenada como ministro de Hacienda, da cuenta de que en Sahagún hay 431 vecinos seglares, 302 jornaleros agrícolas, 64 labradores, más de 150 religiosos y religiosas, 106 criados, 89 viudas, 22 operarios textiles dedicados al tejido de lana y lienzo, 19 pastores, 18 panaderos y otros muchos oficios. Contaba con siete molinos harineros, dos de ellos propiedad del monasterio, 11 molinos de aceite de linaza, dos alquitaras de aguardiente, una tejera con dos hornos para teja y ladrillo, 6.000 cabezas de ganado, 14 colmenas, un palomar, tres mesones y 9 tiendas (paños, joyería, especiería, hierros y acero, confitería, buhonería, chocolatería y cerería). No hay tabernas porque los cosecheros venden el vino en su casa o en la bodega. La villa cuenta con tres hospitales, dos en el casco urbano y uno extramuros, dependiente del monasterio. Había también dos médicos, dos boticas, cuatro cirujanos y barberos sangradores y 13 pobres de solemnidad.

[Img #6975]A finales del siglo XVIII las ferias que cada mes de octubre se celebran en Sahagún atraen a comerciantes y artesanos de las comarcas cercanas, también convoca a las gentes de la montaña que traen sus productos (avellanas y castañas) al mercado. Destacan los tejidos, pavos y el ganado de cerda, vacuno y mular. Estas ferias, que coincidían con la festividad de San Simón, tenían una duración de ocho días. 
 
En 1808 se tiene constancia de un motín en Sahagún entre mayo y julio, meses en los que comienza la cosecha de cereal. Eran acciones violentas, más o menos espontáneas y de corta duración, entre uno y tres días, el tiempo que tardaban en llegar los refuerzos para reprimir y sofocarlas. Su objetivo era la presión directa para hacer ceder o negociar a las autoridades o terratenientes locales. 

[Img #6976]Durante la Guerra de la Independencia Sahagún es un enclave estratégico importante. Aquí se instalan las tropas de Wellington (33.000 soldados con el general Moore al mando) aliadas del ejército español, que refuerzan las posiciones de las tropas del marqués de la Romana en León. Moore (en la foto) libra enfrentamientos importantes con los franceses en las proximidades de Sahagún. También se registran enfrentamientos entre fuerzas francesas, mandadas por el general Bonnet y tropas del marqués de la Romana. En 1811 los franceses se parapetan en el monasterio y las tropas españolas lo  incendian para desalojarlos.

En 1822 se tienen noticias de las andanzas de “el Rojo de Valderas” al mando de una partida de 40 hombres montados que recorrieron la comarca. Su actividad, según recoge la prensa de la época, consistía en el robo de caballos, armas y paños, además de destruir las lápidas de la Constitución mientras vitoreaba a la religión. En ese mismo año se inician las subastas de la gran cantidad de  tierras que pertenecieron al monasterio y fueron expropiadas con la Desamortización de Mendizábal, los sucesivos remates tienen lugar a lo largo de más de veinte años.

Durante la primera guerra carlista (1833-1840) las partidas de Gago, Villoldo, Landeras, Modesto, Alicante, Gómez y Arroyo estuvieron muy activas en la comarca, lo que obligó a los constitucionalistas a fortificar la villa para su defensa por la Milicia Urbana. También se registran movimientos conspirativos en el convento, lo que provocó el destierro del prior y el incendio del monasterio en 1835. Durante la segunda guerra (en 1847) con una situación económica y social crítica, tuvo lugar un motín en Sahagún en el que se oyeron vivas a Carlos VI.

Hacia 1850, Madoz nos hace una descripción de la actividad económica de Sahagún, que cuenta con cuatro molinos harineros con tres máquinas cada uno, tres de linaza, una surtida fábrica de curtido, sobre cincuenta telares de lienzos y estameñas, y otros tantos de diferentes clases. Precisamente Madoz, como ministro de Hacienda, lleva a cabo una segunda desamortización en la que despoja a los pueblos de sus propiedades comunales, escolares y benéficas. Por entonces los jornaleros agrícolas que trabajaban en las fincas cerealistas se dedicaban también a la producción de vino en pequeñas propiedades (majuelos). Esta producción vinícola estaba destinada fundamentalmente al consumo interno y a abastecer el mercado del norte de la provincia. 

Ante la pérdida de influencia de la Iglesia no faltaron intentos de recuperar el espacio perdido a través de misiones como la emprendida por un párroco que en 1850 recorrió 24 pueblos de la comarca predicando el ayuno y la penitencia. Su objetivo era el de reformar las costumbres y para ello pide protección al gobierno de Su Majestad, si ésta desea tener un pueblo “obediente y morigerado”. La propia prensa católica informa de las muestras de rechazo a estas misiones  por parte de algunos vecinos de Sahagún. El cierre de muchos monasterios benedictinos empujó a sus monjes (algunos procedentes de Sahagún) a embarcarse en misiones de evangelización de tierras tan lejanas como Australia o Nueva Zelanda.  

Durante el año 1853 comprobamos el auge de las sociedades de apoyo mutuo que, con carácter nacional, agrupan a sectores profesionales como maestros o médicos. El resto de la población, compuesta mayoritariamente por jornaleros agrícolas, quedaba expuesta a las epidemias (el cólera afectó en 1854 y 1855 a la villa de Sahagún) y a la destrucción de cosechas por heladas, pedriscos, sequías o inundaciones. El fantasma del hambre, la enfermedad y la muerte recorría nuestros pueblos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress