Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Néstor Hernández Alonso
Martes, 2 de septiembre de 2014

Los pueblos están vivos

[Img #8359]

Ha comenzado septiembre y con él concluye el periodo de ocio y vacación. Es, por tanto, momento de realizar resúmenes, de comprobar aciertos y errores, de pensar en nuevas iniciativas de cara al verano próximo (siglos atrás, en este mes, se pagaban rentas y deudas).
Se han ido las fiestas –quedan la Virgen y el Cristo, dirán algunos- y su bullicio, dejándonos su sabor, el recuerdo de ratos pasados, el saludo de amigos a quienes no vemos a diario. A mí me ha quedado un sabor muy grato: comprobar que en los pueblos aún se aman las tradiciones, se vive el folclore, el baile y las canciones populares. He leído muchas noticias de estos actos, algunos los he presenciado en directo, otros en vídeo; me han contado múltiples experiencias de un pueblo y otro; he guardado programas, carteles… En una palabra, los pueblos de nuestra región están vivos, muy vivos, irradian fuerza y vitalidad por todos los lados. Para hacerlo más visible me voy a referir a los actos realizados en Calzada durante los días de S. Roque, la fiesta preferida. De la mano de Asun, entusiasta animadora, las mujeres de la Memoria, con abanderada y todo, han preparado bailes y canciones, acompañadas de diversos instrumentos musicales, que luego han desarrollado ante los ojos emocionados de sus vecinos. Esta misma mujer ha organizado por edades grupos de baile con la intención de mantener la jota de Calzada, baile que nuestros mayores practicaban con orgullo. En esta misma línea, se celebró una jornada de divulgación de la vida y cultura del pueblo. Ante todos estos actos, debo expresar mi reconocimiento ante tanta gente luchadora, ante el amor a una forma de vida, a una cultura intransferible, a la que aman con pasión y a la que llevan en la sangre. Enhorabuena a todos, incluidas las instituciones, ayuntamientos y juntas vecinales. Este es el camino que debemos recorrer sin cansancio ni desánimo. Cuando haya que recortar presupuesto, ojalá no sea la cultura otra vez la perdedora, sino todo lo contrario, la que gane, porque es ella la que une, alegra, da sentido a la vida en las zonas rurales.
Perdonad si alguno no ve adecuado el título. Se lo oí a un visitante que con los ojos llorosos aplaudía la actuación de unos niños vestidos con traje regional.

Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress