Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Giraldo González
Martes, 18 de noviembre de 2014
FIRMAS

9-N. Día del inventor

[Img #9203]
 
No se pudo elegir mejor fecha: el nueve de noviembre es considerado a nivel internacional como ‘Día del Inventor’.
El invento del nacionalismo antagónico y excluyente está dando buen resultado tanto a la derecha nacionalista española como catalana.
Una y otra se benefician del enroque, la intransigencia y la cerrazón que impiden una solución política al problema. Resulta patético ver a un Rajoy incapaz y cobarde, escondido detrás de los tribunales y un Mas, que surge del fango crecido, mordiéndole las pantorrillas. De los polvos de la derecha corrupta, que entra en la política para forrarse (Zaplana lo dijo con una claridad sobrecogedora), surgen los lodos en los que han crecido medradores, la mayoría en su propio partido, pero también en la ‘alternativa’ del sistema: el PSOE. Estamos en el barrizal del vale todo, de un sistema podrido que huele a alcantarilla desde lejos. Sus ‘antagonistas’ nacionalistas catalanes  maman de la misma teta y apestan por igual.
Los honorables nacionalistas catalanes se han aplicado en el saqueo de fondos públicos con la misma intensidad e impunidad que los nacionalistas españoles, y en cierto modo han contado con la aprobación tácita de sectores de la ‘izquierda’ catalana, que han actuado como  palmeros de Mas, en un papel sonrojante para sus electores.
Todos ignoran interesadamente otra visión del nacionalismo primigenio, que se remonta a los tiempos de la Primera República.  Hace falta releer a Pi i Margall para recuperar un nacionalismo firme, pero solidario e integrador en la construcción de un proyecto compartido con los pueblos que componen este país sin terminar llamado España.
El nacionalismo cleptómano y convergente, encarnado en el pujolismo y sus herederos, busca el punto de fuga (nunca mejor dicho) en ese argumento facilón del ‘España nos roba’ para tapar el saqueo sistemático de los honorables nacionalistas catalanes que, de puro patriotas, ocultan en Suiza a la Hacienda española el botín del robo, disfrazado de antiguo testamento.
Se han juntado dos nacionalismos falsos, uno encarnado en el PP-PSOE por un lado y CiU y sus acólitos por otro. Ambos actúan como los barcos con bandera de conveniencia: Cuando soplan vientos contrarios uno y otro se apoyan sin fisuras. No olvidemos que tanto el PP como el PSOE han tirado de socios nacionalistas para sacar adelante temas trascendentes como los presupuestos.
El 9-N voté en clave leonesa: Por un lado reconozco el derecho de los pueblos a decidir (incluido el leonés), y por otro rechazo este proceso independentista que no hace causa común con los demás pueblos que forman este controvertido ente llamado España. En vez de inventar inciertas aventuras independentistas, podemos recuperar un modelo confederal que nos integre a todos desde la libre elección de un futuro común. Todo está inventado, sólo hay que leer. La ignorancia, el fascismo y el independentismo excluyente, se curan leyendo. 
Insisto: Hay que leer a Pi i Margall.
 
Juan Giraldo González (sahagunés residente en Barcelona)
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Jueves, 20 de noviembre de 2014 a las 21:04
Juan giraldo
Fe de erratas: Donde dice confederal debe decir federal.
Fecha: Jueves, 20 de noviembre de 2014 a las 20:24
Juan Giraldo
Fe de erratas: Donde dice confederal debe decir federal.
Fecha: Jueves, 20 de noviembre de 2014 a las 13:11
javi
Es más fácil pensar en el camino más corto para hacerse rico, señores esto es la política. Menucho chollo han encontrado esta manada de vagos, diciendo chorradas y mintiendo sin ningún pudor. Lo que no entiendo, hoy en día como la gente nos dejamos engañar de esta chusma. Me da igual los grandes partidos de los emergentes, llamase Podemos, esta nueva "casta" que quiere vivir del momio como los demás. Diciendo chorradas que saben que son imposibles de cumplir, pero es lo que necesitamos oir en estos tiempos de miseria, para mi, son todos unos miserables, que no hacen más que enfrentarnos
Fecha: Jueves, 20 de noviembre de 2014 a las 02:28
Luis Ángel
¡Qué cansancio! LLevo oyendo hablar de nacionalismos, de cómo encajar en España a los que no tienen ganas de ser encajados, o que pretenden una España a su medida desde que tengo uso de razón.
Que si derechos históricos, que derecho a decidir, que si deslealtad institucional. ¡Ya está bien!. está llegando el momento de que nos demos cuenta de que alimentamos al mónstruo tapándonos los ojos.
Este país tiene que dejar de perder energías con los asuntos de los nacionalistas, pero no tratando de entenderlos, sino deshaciéndonos de ellos de una vez.
Podemos vivir sin ellos,
Fecha: Martes, 18 de noviembre de 2014 a las 12:24
Javier Robles
Podemos leer y si no tenemos tiempo o los libros a mano, podemos mirar a los lados. Todo esta inventado y los experimentos ya se realizaron. Podemos mirar a Francia, sus regiones mas nacionalistas no tienen apenas representacion, ni tan siquiere los corsos. En España creamos demasiados reyezuelos, para utilizar cuando fuese preciso y ahora no somos capaces de controlarlos. Los partidos son cloacas y se retroalimentan de la cloaca. Necesitamos un nuevo orden social y si para eso tenemos que volver al centralismo, volvamos, que esta inventado. Pregunten a Merkel, por alguna region alemana.

Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress