Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Emiliano Pérez Mencía
Jueves, 26 de febrero de 2015
FIRMAS

Juegos y diversiones II. La calle

La calle es el lugar en el  que se encuentra el domicilio de cada familia, que en Joarilla, como en los demás pueblos, solía ser antiguamente, más que ahora, una casa, pequeña o grande, en general de tapial o adobe, unifamiliar y con un corral más o menos amplio, según la necesidad de cada uno y el trabajo que ejercía. En el corral estaban las cuadras o establos y todas las demás dependencias necesarias, unas para lo relacionado con el sustento de la familia: gallinero, conejera, cochinera…  y otras con el trabajo que cada uno realizaba, la mayor parte agrícola y ganadero.
Por la calle se paseaba o se pasaba en algunos momentos del día para visitar a vecinos o familiares por motivos diversos, o para ir a otros lugares, a otras calles, plazas o casas del pueblo. También por ella pasaban los animales, carros y los demás vehículos, sin motor o con motor de los pocos que, por aquellos años de 1950, había en el pueblo.
Pero también en la calle ‘se estaba’, o se iba a la calle sencillamente para ‘estar en ella’. Esto era más frecuente los domingos y festivos, como días de descanso. Era normal que a las puertas de las casas hubiese siempre alguna persona, acompañada o no de otras, que, de pié o sentadas, pasaban allí algunos momentos, de charla, o tomando el aire y el sol, si no eran excesivos. Se veía también a muchas asomando a la puerta de su casa, recorriendo, aunque solo fuese con su mirada, la calle, hacia arriba y hacia abajo.
 
[Img #10139][Img #10138]
Había lugares más utilizados para ‘estar en la calle’ como la Plaza Mayor, y las plazas de la escuela, la iglesia o la ermita. Cerca de esta última se encontraba ‘el Mentirón’, pared a la solana, en donde confluyen las calles de Las Cruces y El Cristo. Aquí, sentados o de pié, siempre se veía, y aún se ve gente, hablando de todo o de nada. 
 
[Img #10140]
De las plazas lógicamente era la Mayor la más frecuentada y en la que los que estaban se situaban de pie en las esquinas de algunas de las calles o casas que dan a ella. En las esquinas de las casas del señor David o de la señora Hilaria casi siempre se reunía gente. Lo mismo pasaba con el soportal de la botica, soportal que siempre existió, y que hace no muchos años desapareció. Y, por supuesto que también en torno al caño que por aquellos años contaba con los poyos de cemento y agua abundante, además de las acacias que proporcionaban buena sombra.
 
[Img #10141]
También hay que decir que grupos en la calle se veían también delante de la puerta de algunas casas en las que vivían personas, más o menos conocidas o queridas, como vemos en algunas imágenes antiguas. A veces familia y vecinos se juntaban y se contaban cosas diversas.
 
[Img #10142]
Respecto a los niños pequeños hay que decir que es distinto, pues estos no estaban en la calle con la misma finalidad que los mayores. Ellos salían casi siempre a jugar. O al menos eso era lo que deseaban sus padres cuando, de modo airado algunas veces, les decían u ordenaban salir a la calle. Y lo hacían con gusto y agrado, pues en la calle solían pasárselo bien, sobre todo en el buen tiempo, cuando no había barro ni agua, aunque sí tierra que les servía para cargar los carretillos, camiones y otros recipientes que, como juguetes les habían regalado. También jugaban a pillar, al escondite, a las canicas y a otros juegos.
Lo cierto es que la calle, ‘estar en la calle’, ‘salir a la calle’ o ‘andar por la calle’ constituía una distracción más en el vivir diario de Joarilla, como de los demás pueblos. Pero esto ocurría más en el pasado, cuando se contaba con menos medios para el entretenimiento. No lo podemos comparar con la actualidad. Ahora los medios audiovisuales e informáticos ayudan a pasar el tiempo de otra forma. Los juegos también son distintos y hay más medios de locomoción. Y hasta las calles y plazas están asfaltadas y limpias y los niños no pueden jugar con la tierra de la calle delante de sus casas o en la plaza del pueblo. De todo ello nos queda solamente el recuerdo y algunas imágenes como testimonio.
 
 
[Img #10143]
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress