Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pedro Llamas Rodrigo
Martes, 4 de agosto de 2015
Firmas

20 años 'remando' por la cultura

Escribir sobre hechos sucedidos en el pueblo de origen y procedencia de uno, siempre es comprometido, escabroso y nada agradable por los problemas que puede traer y acarrear. 
Evitaré dejarme llevar por mis reminiscencias de niñez y controlar mi desembuche y desahogo con esa larga retahíla y sarta de hechos y sucesos que vendrán a la memoria dejando a un lado aquello que en principio no interesa.
Mi pueblo, Santa María del Río, entre los pueblos del contorno, era grande. Sin embargo, señalo que no teníamos alcalde, un vecino del pueblo tenía la representación pero sobre él estaba el alcalde del Ayuntamiento. Tampoco teníamos secretario ni juez  eran del Ayuntamiento. Tampoco había farmacia con su boticario. En total, que de los personajes de esa trinidad de los antiguos pueblos que, aparecen en las novelas costumbristas y películas, sólo teníamos el sacerdote. Nos faltaba y falta el alcalde y el médico. Mas destaco que, siempre tuvimos muy buenos maestros y los niños sobresalían por la formación sobre los otros pueblos.
Siempre me ha gustado hablar sobre mi pueblo y personas a las que valoro, admiro y doy suma importancia. Nunca he olvidado y siempre  quiero saber más donde pasé mi niñez que, es la etapa del hombre más hermosa y bella, llamativa y encantadora.
Mi pueblo ha sido de singular renombre, famoso y sigue poseyendo celebridad por sus entretenidas y divertidas, festivas y atractivas actividades de todo género. 
Viene al caso hacer una breve relación con la Asociación Cultural Virgen del Río, de Santa María del Río, nuestro pequeño y humilde pueblo de nuestra provincia de León.
Hace, la friolera suma de 20 años, que Roberto Albalá Martínez, joven, amante y fiel propagador de las tradiciones y costumbres de su pueblo que, con su valía y coraje, quiso evitar su perdida. Para ello, tuvo la primorosa y fabulosa idea de fundar la Asociación Cultural Virgen del Río. Al ser Roberto el fundador, se han seguido su impulso e incansable espíritu de entusiasmo, llegando donde se encuentra ahora. Un movimiento en auge, imparable y aleccionador por -sus prácticas y útiles actividades en diversas ramas de la ciencia y saber.
Dado el tiempo pasado desde su fundación, el 20 de abril de l996 bien merece un íntimo y afectuoso recuerdo este  año al cumplir el 20 aniversario de su fundación. El paso y transcurso del tiempo, encoje la actividad, decrece el desarrollo  y deteriora nuestro cuerpo, si no se hace ejercicio. Pero nuestro cerebro y capacidad, si todo marcha en normales condiciones, se consolida y robustece su forma, amplía y aumenta conocimientos, venidos de la experiencia de la vida.
Así, los afiliados de la Asociación Cultural Virgen del Río junto con los vecinos del pueblo de Santa María del Río, al igual que, el cerebro, no han parado y se han movido cumpliendo con lealtad  sus fines, consiguiendo enormes beneficios y extendiendo e inculcando el interés, entusiasmo y estímulo  por el aumento y ampliación de conocimientos del saber y ciencia, poniendo a discusión y  debate escabrosos problemas, nacidos de la actual sociedad que tantos trae, por la existente evolución y no olvidando en buscar y dar, si posible, una justa y equilibrada solución e igualmente gozan de gloria y honor, descomunal y colosal reconocimiento por este espectacular y excelente evento de la asociación cultural.
Me gustaría contar personales vivencias con las vuestras en las diferentes y muchas semanas que se ha celebrado la semana cultural durante estos 20 años, sobre los modernos y nuevos temas. Pero sólo sé, lo que me han contado mis paisanos, ya que, han sido, dos veces las ocasiones y oportunidades que he tenido la suerte y fortuna de estar presente entre vosotros.  
La propaganda hecha en los lugares de mi trabajo y junto a lo hablado y explicado de este evento de mi pueblo con menos de 50 vecinos, ha sido mi granito de arena. Mas no me siento satisfecho pero sí, afortunado y orgulloso por la admiración, interés y asombro despertado a quienes he explicado las actividades de la asociación y contar el número de personas del pueblo y el sacrificio y esfuerzo de los nativos y venidos de vacaciones.
Los vecinos de Santa María del Río, sí  habrán gozado y  sentido contentos y orgullosos por los cambios en el pueblo de actitudes de ayuda, solidaridad y mantener y sostener costumbres y tradiciones que estaban a punto de desaparecer y con el empuje, estímulo, trabajo y espíritu de los afiliados de la asociación cultural y vecinos, han vuelto a resurgir y nacer de nuevo como la matanza del cerdo, fiesta de San Isidro y otros problemas modernos que, dada la evolución social, aparecen cada momento. Y ello, habrá dado aportaciones beneficiosas tanto para el pueblo como a los cercanos de todo el entorno.
Siempre me impresionó y reflexioné sobre este acontecimiento de la asociación cultural y ha estado presente en mi vida como un acto esplendido, excelsa actividad, acción aleccionadora y entrega de solidaria ayuda por los demás, no olvidando la amistad y convivencia entre todos, sin distinciones ni categorías de rangos y clases.
El único objetivo de mis palabras es de agradecimiento y gratitud a mis incansables y animosos paisanos, siempre dispuestos a ofrecer invenciones en las semanas culturales y colmar sus inquietudes con  imitable ejemplaridad y desinteresada entrega.
Destaco la generosa actitud, sin señales de vanidad  e indicios de orgullo sino el amable signo de sencillez y humildad de ofrecer ánimo y aliento para movilizar que salgan y corran  renovadoras ideas a los cercanos  vecinos del entorno, unido al renombre y fama sin arrogancia de mis activos, abiertos y acogedores paisanos  de Santa María del Río.
Es una callada y silenciosa gesta de héroes, sin alardes vanidosos ni aires propagandísticos imbuidos de vaguedad e insulso contenido sino que simbolizan y representan un grupo de llana y enorme heroicidad de  personas  con carencia de ostentación y adornos y sin exornación y artificio, manifestando ayuda y realidad de convivencia siendo el esencial símbolo de la Asociación Cultural Virgen del Río, nacida el 20 de abril de l996.
Desde el día ocho hasta el 16 de agosto será la vigésima semana cultural. Quiero de nuevo hacer una merecida y elogiosa mención, al fundador y a todos presidentes, organizadores y ayudantes de las distintas funciones desarrolladas en 20 años de la asociación.
Estos son algunos inolvidables sentimientos y  recuerdos junto con otros que,  guardo de mi pueblo y paisanos que, no podré olvidar. Siempre irán y me acompañarán donde yo vaya porque son y serán primoroso e irrenunciable atavío, preciosa y encantadora  prenda de mí ser que, siempre permanecerán conmigo.  
Lo escrito es, por un nacido de Santa María del Río, en honor de la asociación, organizadores, ayudantes y todos quienes aportan algo que es relevante aunque sea considerado una bagatela o baladí que, generalmente, redunda en beneficio y honra de la    asociación y renombre de Santa María del Río y sus vecinos. Feliz Semana Cultural.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress