Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Ángel Díez Lazo
Martes, 28 de febrero de 2017
LUIS ÁNGEL DÍEZ LAZO

El asesino

[Img #14888]
 
Las gallinas de Anselmo aparecieron una mañana arrinconadas, en una esquina del gallinero unas, y esparcidas por el corral, muertas, otras.
Aparte del cabreo de Anselmo, la conversación en el bar, los comentarios de la solana y los dimes y diretes de los vecinos versaban sobre la autoría de la calamidad macabra.
¡Las que más ponían! clamaba Avelina, la mujer de Anselmo. La madre que parió al raposo, dijo Mariano, el de la fragua. He visto el otro día, al hacerse de noche, un cacho gato montés así de grande, dijo Santiago abriendo los brazos. La garduña, para mí que ha sido la garduña, aseguraba Isabel, la del zapatero.
Yo los escuchaba, sin saber a quién creer, pero el caso es que las gallinas que no se llevó el bicho, estaban muertas o malheridas y casi todas se destutaron del susto, ahora que empezaban a poner, pasado San Antón.
La cosa se agravó a los dos días, cuando al ir a echar de comer a las ocas, Henar se encontró con que sólo quedaban dos. Los comentarios del pueblo subían de tono. ¡Ni animales se pueden tener ya! ¡Hay que hacer algo para terminar con ese bicho asesino!.
Ya pasará la tormenta, pensé yo, Voy a sacar de paseo al perro. Ya volvíamos del Soto y a mi me parecía tener el perro más bonito del mundo. Me puse a hacerle fotografías con el móvil. Por aquí, por allá, junto al río, en la chopera, por el puente, a la entrada del pueblo, preciosas fotos.
El perro llegó a la báscula, husmeaba tras la caseta, junto a los contenedores de la basura y yo le perseguía con la pantalla del móvil.
Me pareció ver algo, acerqué el objetivo y lo vi más grande, con una gallina muerta y un amasijo de plumas y sangre. Aparté el móvil y la imagen desapareció.
Volví a apuntar con la cámara de mi teléfono a la trasera de los contenedores y volví a verlo. Se han terminado tus fechorías, dije con un cierto placer, voy a apretar esta tecla y vas a morir, maldito Pokémon.
Más entradas en LA TAPIA DEL TAPIERO 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress