Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fotomatón
Bernardo Ortega
Lunes, 19 de junio de 2017
Club Deportivo Sahagún Promesas

Homenajes y despedidas en la fiesta del fútbol base local

[Img #15556]
 
El pasado domingo pusimos el broche de oro a una temporada, la 2016-17, que siempre recordaremos por la despedida de los banquillos de Guti y la vuelta a su país de dos brasileños ejemplares, Paulo y Pietro, padre e hijo, que en cuatro años junto a nosotros nos han dejado una honda huella.
La despedida de Guti la calificaría de cariñosa, emotiva y sincera; el Ayuntamiento de Sahagún, de la mano del concejal de Deportes Ramón Rodríguez de Alaíz le regaló una placa conmemorativa de su paso por el deporte base en nuestra comarca y tuvo unas bellas palabras hacia el homenajeado, que fueron cálidamente acogidas. Después me tocó a mí, como presidente del club, tomar la palabra, y me costó un mundo, porque nuestra relación este año ha sido muy complicada. No obstante, para mí, Guti será siempre la persona que me abrió las puertas del Sahagún Promesas y por ello le estaré eternamente agradecido. Nos dimos un fuerte y sincero abrazo antes de entregarle un reloj personalizado con nuestro escudo y le dije y reitero que las puertas siempre estarán abiertas para él, que es el artífice máximo de que hoy estemos donde estamos. 
A continuación, fueron los jugadores y padres que a lo largo de estos años han pasado por su mano los que tuvieron el detalle de darle varios regalos y demostrarle el cariño que le profesan, para acabar el acto con la lectura de una carta escrita por Abel, el niño que se fue hace cinco años a la Cultural y que recordaba las enseñanzas del ‘viejo’ maestro con nostalgia y emoción.
El acto continuó con intercambios de regalos entre jugadores y entrenadores, así como un pequeño homenaje a nuestra ‘Chechi’ como aficionada ejemplar del Promesas y un reconocimiento personal hacia Pedro, por su buena disposición para echar una mano siempre. 
Posteriormente entregamos una placa a Paulo, y un álbum fotográfico a Pietro para que recuerden su paso por esta tierra. También se dio lectura al discurso de un emocionado Paulo agradeciendo el trato recibido por todos los estamentos del club: directivos, jugadores, familias… 
Y como los estómagos ya empezaban a protestar, procedimos a degustar la abundante y variada comida en los Jardines del Plantío, intentando escapar como buenamente podíamos del sofocante calor que estos días padecemos; después de los cafés y partidas de mus o siestas, según los casos, el tradicional partido de fútbol entre padres e hijos para dar por finalizada una jornada agotadora, pero llena de buenos recuerdos, que nos servirá para cargar las pilas para septiembre, cuando comencemos la próxima temporada. 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress