Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 31 de julio de 2017
El Burgo Ranero

Una calle para la religiosa Irene García de Prado

[Img #15743]

 

El Ayuntamiento de El Burgo Ranero organiza el día 12 de agosto un homenaje en memoria de la religiosa Irene García de Prado, fundadora de la comunidad de las Hermanas del Buen Samaritano, nacida en El Burgo Ranero y fallecida el pasado 17 de febrero en Chile.

El encuentro, que tendrá lugar a las 12:00 horas, incluye una misa en honor de Irene García de Prado en la iglesia parroquial de El Burgo Ranero con la asistencia del obispo de León, Julián López. El acto central tendrá como marco el Salón de Actos de El Burgo Ranero con la asistencia, venida de Chile, de la superiora generala de la orden de las Hermanas del Buen Samaritano, Patricia Ibarra Gómez, que repasará la trayectoria de la religiosa leonesa y su obra. Finalmente, a las 13:30, en las inmediaciones del frontón, se procederá al descubrimiento de una placa y al acto de inauguración de la calle Madre Irene García de Prado.

Sobre la religiosa

El día 17 de febrero falleció en la ciudad de Molina, a pocos kilómetros de Talca, al sur de la capital de Chile, la religiosa leonesa Domnina Irene García de Prado. Tenía 89 años y en 1978 había fundado en ese lugar las Hermanas del Buen Samaritano, dedicadas a atender a los enfermos y especialmente a los terminales. Había nacido en 1927 en El Burgo Ranero en una familia muy numerosa. Profesó como Sierva de Jesús a los 23 años en León. Hizo los estudios de Enfermería y, como tal, sirvió en León y Bilbao. En 1970 fue destinada a Talca. Ante las necesidades básicas que descubrió allí, dejó su instituto y, ayudada por el obispo de la Diócesis, Carlos González, fundó las Hermanas del Buen Samaritano, que hoy son más de 50 y tienen casas en Chile, Méjico, Colombia y España. El lema de su vida fue “no hay alegría más grande que servir a los más pobres por amor”. En el año 2008 el Gobierno chileno le concedió por gracia la nacionalidad chilena y, en ese mismo año, el prestigioso diario ‘El Mercurio’ al eligió entre las cien mujeres líderes de Chile. Sus cercanos la llamaban Madre Irene; la gente sencilla de Chile decía que era la Teresa de Calcuta chilena. Sus exequias fueron presididas en Molina por el nuncio del Papa en Chile, Ivo Scapolo, y en el cementerio parroquial de esa ciudad descansas sus restos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress