Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Visto en la red
José Antonio Fidalgo
Domingo, 14 de enero de 2018
Visto en: Les histories de Fidalgo

Pote de nabos y galletas de Sahagún

[Img #16696][Img #16695]
 
El frío, la lluvia, la nieve y un leve ‘trancazu gripal’ me impidieron estar hoy en Morcín (Asturias) para participar en los actos del Capítulo Anual de la Cofradía de Amigos de los Nabos, de la que soy Cofrade de Honor.
Aquí en mi casina, calentín y medio en cama, rememoré historias de nabos y de su cocina , muchas de ellas y con sus recetas publiqué en series sucesiva en el porfolio que la cofradía edita para esta fiesta morciniega. Me dicen que, si un mecenas colabora, ese trabajo será ofrecido en formato libro para deleite de todo amante de nabos.
Y, en ese recuerdo de guisandería, reviví un riquísimo pote de nabos que me ofreció doña Carmen Caballero, allerana ella, que era la subdirectora del Centro de Enseñanza Media de Sahagún, que yo dirigía. De postre -lo recuerdo con especial cariño - me ofreció unas ‘galletas de hierro’, típicas de esa ciudad que, por lo que me dijo, se las había regalado la esposa de Nicanor el de la estación. Una delicia y una sorpresa.
Les cuento.
Sahagún (por favor, nunca digan ‘Sahagún de Campos’) fue durante siglos "tierra de dominio monacal" . El Monasterio de San Benito tenía poder sobre tierras, haciendas y personas; si bien era centro de fe y de cultura. Una de las prerrogativas del monasterio era la prohibición al vecindario de elaborar pan y dulcerías en molinos y hornos ajenos al monacato. La inteligente picardía del "pueblo fiel" le llevó a inventar unos pequeños moldes de hierro, a modo de sandwichera moderna, en los que se introducían pequeñas porciones de masa de harina, y calentados a la brasa del fuego de la cocina, cocían hasta dorar. Si la masa era dulce, el producto eran unas deliciosas galletas que, por razón del molde, se las llamó y llaman ‘de hierro'.
Estas galletas ‘sahaguneras’ son de forma circular y, ya frías, son duras. Recién sacadas de los hierros están blandas y hay quienes les gusta darles formas diferentes. Todo es cuestión de imaginación y de evolución repostera.
Pueden hacerlas así:
En un cuenco grande batan muy bien tres huevos enteros y una yema ; añadan unos 300 gramos de azúcar y un poco de azúcar vainillado ; incorporen después 250 gramos de mantequilla derretida y finalmente harina suficiente hasta lograr una masa fina, homogénea y ligera (unos 750 gramos de harina). Formen pequeñas bolitas con esta masa, lleven una a una a la sandwichera (los moldes de hierro están ya en el olvido) y calienten hasta dorar.
Y como final, las casualidades de la vida. Aquí en Gijón, tengo como vecina a una antigua alumna sahagunera, hija de Nicanor el de la estación, a la que quiero mucho y ella me quiere en recíproco cariño. Se llama María José Castañeda y en estas fiestas navideñas me obsequió con unas galletas de hierro moldeadas en forma adecuada al caso.
Otra vez más los nabos y las galletas me ayudaron a contarles cosas.
 
El autor: Recién terminada la carrera, en 1963, José Antonio Fidalgo fue designado director del entonces llamado Colegio Libre Adaptado de Sahagún, dependiente del Instituto Padre Isla, de León. “Era un centro en deterioro”, relata Fidalgo (apenas 40 alumnos y alumnas) y en situación de cierre. En siete cursos que estuve dirigiendo el centro se logró construir un edificio nuevo, moderno entonces, con capacidad para 450 alumnos; aumentar el número de alumnos de las 45 iniciales a unos 280; ofrecer servicios de residencia o ‘colegio menor’ en colaboración con las monjas benedictinas; ofrecer servicios de comedor al alumnado que venía de los pueblos cercanos...”. 
Aunque hace un par de años que no se deja caer por esas tierras leonesas hace cuatro fue distinguido allí por el Centro de Iniciativas Turísticas de Sahagún. Además, Fidalgo es miembro de honor de la Real Sociedad Española de Física y también de química, miembro de número de la Real Asociación de Cronistas Oficiales de España, miembro correspondiente de la Academia Asturiana de Heráldica y Genealogía, cronista a oficial de Colunga... Además, ha publicado más de 140 textos de física, química o tecnología entre otros y 65 libros sobre gastronomía, costumbrismo e historia asturiana.
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress