Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Firmas - La Pradera de Juanda
Juanda Rodríguez
Viernes, 2 de febrero de 2018
El fuego como enemigo

Lagunas (III). Una historia de olvido y maltrato

El 25 de agosto de 1994, la Junta de Castilla y León aprobó el Catálogo Regional de Zonas Húmedas donde estableció su régimen de protección, incluyéndose en este catálogo un total de 20 zonas húmedas en la provincia de León, donde además de la Laguna Grande de Bercianos se añadieron en la comarca de Sahagún la Carnachos de El Burgo, la Velaza de Villamuñío, la Seca de Grajalejo, la Grande, Linos, Picos y Cifuentes de Valverde-Enrique y las Vallejos-Villagrán de San Miguel de Montañán (Joarilla de las Matas). 
De bien poco sirvió el régimen de protección, más allá de las prohibiciones que contempla este tipo de normativa, sobre todo en cuestión de actividades como la pesca, la caza o el pastoreo, pues la realidad delata el abandono absoluto de parte de la Administración competente. Nada más allá que la instalación de una caseta de observación de aves, casetas que en la mayoría de los casos hay que pensárselo dos veces antes de entrar por las condiciones higiénicas y la evidente falta de mantenimiento de la edificación.
 
[Img #16828]
Protegidas, sí, pero desde los despachos. Las preciosas lagunas, los valiosos humedales del sureste leonés están totalmente abandonadas a su suerte. Los mandatarios locales en cuyos territorios se asientan, se ven impotentes sin poder intervenir en la mejora ambiental de los espacios. Las competencias sobre estos espacios las tienen, por un lado, la sección de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, y por otro, la gestora de todas las aguas (subterráneas y superficiales), la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Entre una y otra, ‘la casa sin barrer’. Veamos algunos ejemplos:
 
[Img #16826]
En el municipio de El Burgo Ranero hay censadas 24 lagunas, sólo en la zona de Payuelos, en las cercanías de Villamuñío, existen nada más y nada menos que 10 de estos humedales. El alcalde del Ayuntamiento es Gerásimo Vallejo, más conocido como Geras. “Hace un par de años pedimos permiso a confederación para limpiar por nuestra cuenta tres lagunas en el municipio: las de Calzadilla, Las Grañeras y El Burgo. La de El Burgo, además, la habían quemado y habían tirado cascotes de obra en ella, se trataba de adecentarlas un poco. Confederación tardó un año en contestar, pero finalmente nos dio permiso para hacerlo, aunque advertían que teníamos que comunicarlo a la unidad de Medio Ambiente de la Junta en Sahagún por si nos ponía alguna limitación. Así lo hicimos. Vinieron los chicos de Medio Ambiente y nos dijeron que no se nos ocurriera bajo ningún concepto meter una máquina, ni una simple desbrozadora dentro, que ni las tocáramos. Y las tuvimos que dejar así. Con estas trabas se nos quitó la intención de hacer nada, claro”, explica Vallejo.
 
[Img #16825]
En Bercianos del Real Camino está quizá la laguna más interesante y representativa de la zona, la Laguna Grande. El alcalde del Ayuntamiento, Fidel Rueda, cuenta su experiencia referente al humedal ‘estrella’. “Hace un par de años ya que desde la Junta de Castilla y León nos anunciaron que iban a desbrozar la laguna todo alrededor, pero nada volvimos a saber. Está en un abandono total, no se puede uno ni acercar, y eso que tiene agua, pero está tan llena de vegetación que no se ve si hay pájaros o no”, afirma Rueda, ante la imposibilidad de que el propio Ayuntamiento pueda tomar iniciativa alguna para mejorar del entorno. “Antes, como había ganado por el campo, pastaban las ovejas por allí, estaba más bonita, pero ahora ni hacen nada ni dejan hacer nada”, indica Fidel, en alusión a la Junta y a CHD. “Aunque dicen que tiene manantial, si no está seca del todo es porque nosotros abrimos una trampilla del agua del riego de Payuelos, que si no…”, remarca. Otra cosa que ha apreciado el alcalde de Bercianos es la merma de personas que se acercan interesándose por la laguna. “Antes venía más gente a la caseta de observación, pero como ahora no se ve si hay o no pájaros… Mucha protección, sí, pero que no hay manera de poder hacer nada por la laguna”, lamenta.
Otra laguna ‘guapa’ situada en terrenos de Bercianos es la llamada Valdematas o Del Camino, pues se encuentra justo al lado del Camino de Santiago, entre Bercianos y El Burgo, y también entre la Ruta Jacobea y la Autovía A-231 León-Burgos. Es uno de esos milagros acuíferos creados tras extraerse los áridos utilizados para la obra de la autovía que en 2017 cumplió sus primeros 20 años de asfalto. Este humedal es un verdadero paraíso de aves acuáticas, pero cuando tiene agua, claro, no como ahora que está seca del todo. “La caseta de observación de aves allí instalada está inservible porque la rampa que da acceso ardió. Nadie se ha preocupado de nada. Ya ni los peregrinos se paran allí. Es una pena absoluta”, apunta un Fidel Rueda apesadumbrado con el asunto.
 
[Img #16827]
El Grupo de Acción Local Adescas financió hace varios años la rotulación y colocación de unos cartelitos en la mayoría de estas lagunas de su zona de actuación. Ahí acabó la participación de este organismo de desarrollo. Y no todas las estacas permanecen ya en el lugar en el que fueron clavadas.
Noticias relacionadas
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress