Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Turismo - Turismo Sahagún
Oficina de Turismo de Sahagún
Lunes, 12 de febrero de 2018
Protagonistas de la historia VI

Fernando de Castro

[Img #16865]En colaboración con la Oficina de Turismo de Sahagún, proseguimos con la sección dedicada a la historia, los personajes ilustres y el patrimonio de la villa…
Allá por 1814, un 30 de mayo, nacía en  Sahagún Fernando de Castro y Pajares, hijo de Manuel de Castro y Alfonsa Pajares, el menor de 11 hermanos. 
Huérfano desde los 12 años, sería en la población vecina de Grajal de Campos, residencia de sus padres, - Cátedra de Gramática, dirigida por los Franciscanos Alcantarinos- donde conoció a fondo la orden franciscana. A los 15 años ingresó como novicio en el Convento de Franciscanos de San Diego de Valladolid donde tomó el hábito. Al año siguiente profesó. Después sería destinado al convento de San Antonio de Ávila, en el que realizó estudios de Filosofía y, más tarde, al convento de San Gabriel de Segovia, donde realizaría estudios de Teología. 
En 1835 las desamortizaciones y exclaustraciones de las órdenes religiosas decretadas por Mendizábal, provocaron su entrada en el Seminario Conciliar de San Froilán de León, donde fue ordenado sacerdote a la vez que fue nombrado profesor de Filosofía. Ya presbítero, es miembro vocal de la Comisión Artística de la ciudad de León, vice-rector del seminario, así como secretario de la Junta artística de la provincia y Fundador de la Biblioteca Provincial, con los libros de los conventos suprimidos .También ocupó el cargo de  secretario de la Sociedad Económica de Amigos del País de León y fue profesor sustituto de Teología Moral y Pastoral,  al tiempo que se le comisiona para trasladar del palacio episcopal un lote de libros de los conventos suprimidos a la Biblioteca Provincial, ordenándolos y catalogándolos.                 
A los 31 años se traslada a Madrid, donde comienza su carrera docente y doctorándose en Teología, ocupó varios cargos, entre ellos: catedrático de las Facultas de Filosofía, primer catedrático de Elementos de Historia General y de España, académico de la Real, académico de la Historia, capellán de honor de la Reina, senador y caballero de la Real Orden de Carlos III.
Viaja por Europa; la lectura y el contacto con los krausistas españoles, especialmente Sanz del Río, le alejaron de las posturas oficiales de la Iglesia. Sin embargo, él sigue las corrientes reformistas abriéndose al liberalismo y centra sus preocupaciones en los desheredados, la igualdad de las mujeres, la abolición de la esclavitud y el desarrollo de la educación en todos los estamentos sociales, creando escuelas gratuitas para niños y adultos, clases nocturnas para obreros y las Conferencias Dominicales para la educación de la mujer, participando en la Asociación para la Enseñanza de la Mujer.
Fue un personaje singular y brillante. Sin embargo, su figura fue injustamente tratada por la crítica de los sectores más ortodoxos del catolicismo de la época, especialmente por Menéndez Pidal. Falleció a los 60 años de neumonía en Madrid un cinco de mayo de 1874. Fue enterrado al día siguiente en el Cementerio Civil de Madrid junto a Julián Sanz del Río.
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress