Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Firmas - La Pradera de Juanda
Juanda Rodríguez
Miércoles, 11 de abril de 2018
Apiterapia y veneno de abeja

Apicultura en la Comarca de Sahagún (y IV): 'Mieles de León', una marca de calidad en capilla

El presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, y el diputado de Desarrollo Económico, Miguel Ángel del Egido, recibieron a mediados de enero de 2018 a los responsables de otra de las asociaciones de apicultores leoneses para estudiar su propuesta de iniciar los trámites para intentar conseguir una marca de calidad con la que reforzar el sector de la apicultura en León bajo el nombre de ‘Mieles de León’.
 
[Img #17149]
 
Para ello, el diputado Miguel Ángel del Egido contempló la necesidad de que las tres asociaciones que operan actualmente en la provincia se fusionen en una, a través de una federación, para que se puedan iniciar los trámites de la citada figura de calidad. La Diputación se mostró dispuesta a ayudar a los apicultores a lograr su objetivo a través de un convenio marco en el que también participaría la Universidad de León, que avale esta marca de garantía o una posible Indicación Geográfica Protegida (IGP). El diputado calculó que este proceso se prolongará, al menos, durante dos años.
 
El representante de Urzarpa-Adate, Urbano González, aseguró que ha mantenido contactos con las otras dos asociaciones para juntos impulsar esta marca de calidad porque puede ser muy positivo. “Creemos en las posibilidades del propóleo, ya que creemos que además de la miel es un producto que nos desmarca”, explicó González, quien recordó de paso algunas de las necesidades que precisaría el sector, como es unificar el criterio normativo de apicultores estantes respecto a los trashumantes, solucionar la conflictividad con el oso, crear una mesa de trabajo para que avance el sector, centrarse en el estudio del propóleo y, por último, luchar por conseguir la ansiada marca de calidad bajo el amparo de ‘Mieles de León’.
 
Apiterapia. Alternativa médica y negocio emergente  
La investigación médica trata de demostrar que el uso del veneno de las abejas puede ser una medicina alternativa para el tratamiento de afecciones como el reúma, la artrosis, la psoriasis o, incluso, el cáncer. Esta ciencia se ha venido a llamar apiterapia y en España existen ya apiterapeutas que la ponen en práctica en clínicas privadas. 
 
[Img #17147]
 
Concretamente en el centro de la capital leonesa se están llevando a cabo sesiones individualizadas de apiterapia. La técnica consiste en inyectar al paciente la apitoxina, o veneno de las abejas en los puntos concretos de la dolencia, sin dejar que se desprendan totalmente de su aguijón y, por tanto, evitando su muerte.
 
Las múltiples sustancias que contiene el veneno de abeja se emplea en el tratamiento de enfermedades musculares, circulatorias o cutáneas, como antiinflamatorio, cicatrizante y vasodilatador. Parece demostrado hasta que es un eficaz antídoto al envejecimiento.
 
Por el contrario, el mismo veneno está resultando alérgico en personas que en principio no lo eran, o lo desconocían, motivo por el que más de un apicultor ha tenido que abandonar el manejo de las abejas al descubrir un buen día, tras uno o varios picotazos inocentes, que se había vuelto alérgico al veneno, con el consiguiente riesgo de muerte en el caso de no ser medicado a tiempo. 
 
Entre el 15-25% de la población presenta sensibilización al veneno de avispas o abejas, y en el caso de los apicultores sube hasta el 36% al estar especialmente expuestos, según desvelan los estudios médicos. Las reacciones graves aparecerían entre el 5-15% de la población. Aunque no se disponen de datos fiables sobre la mortalidad por esta causa, probablemente sea mayor de lo que se supone y algunos casos de muerte súbita sean debidos a esta peligrosa alergia. Un motivo más para pensarse bien iniciar un proyecto de ganadería apícola.
 
Relacionado con el veneno de las abejas y sus aplicaciones en la medicina, existe un negocio paralelo poco explotado en la apicultura como es la extracción y comercialización de ese veneno denominado apitoxina para la industria farmacéutica. 
 
[Img #17148]
 
Nos consta que en la comarca de Sahagún existe algún proyecto en esta línea de trabajo. Hoy en día está generalizada la obtención de apitoxina por medio de la estimulación de la abeja por una corriente eléctrica, que la incita a aguijonear, depositando una gota de veneno en un vidrio desde donde pueda extraerse, permitiendo que el animal continúe con vida. En un principio se sacrificaba al animal para obtener su veneno. Había que sacrificar entre 8.000 y 9.000 abejas para obtener un gramo de apitoxina. Además de ser un método cruento y contraproducente, era sumamente trabajoso.
Noticias relacionadas
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress