Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Firmas - La Pradera de Juanda
Juanda Rodríguez
Sábado, 9 de junio de 2018
Explotó la primavera tardía

Lluvia + sol = flor

[Img #17491]
 
La primavera tardía, encharcada de las lluvias intensas de marzo, abril y mayo, han traído a junio ‘florido y hermoso’. Ha llovido y llueve hasta decir basta.
El rojo intenso de las amapolas que crecen en cualquier cuneta, en cualquier tierra holgada cuyas semillas permanecían dormidas en modo letargo, pero también en las parcelas sembradas de beza o de forraje que no fueron sulfatadas a tiempo; amarillo deslumbrante en la colza que cada año va ganando extensión en estos campos de la estepa de Campos, también el de las sebes, llamadas escobas, que nacen de forma natural en la tierra holgada, pero que donde predominan es principalmente en las artificiosas medianas de las autovías; y verde del cereal (trigo, avena y cebada) que estos días están rompiendo a espigar, a dar el fruto tan esperado por los agricultores que han visto precisamente en las lluvias referidas la mejor de la alianza para lograr una cosecha que la sequía y las heladas les privaron el año pasado. 
Y, además, están los pantanos al 94% de su capacidad, con lo que tenemos el riego garantizado hasta que acabe la campaña en septiembre.
 
[Img #17493]
 
Esas lluvias, que en algún caso descargaron fuertes en forma de tormenta (y algo de pedrisco-granizo) provocando los temidos daños en la agricultura y horticultura, siempre necesarias para no tener que pronunciar la fatídica frase: “Nos jodió mayo con no llover”. Lluvias excesivas en un caso, las que han retrasado la siembra del maíz, ese cereal tropical que ha calado fuerte entre los agricultores de la zona que prefieren esta planta para amortizar sus pivot y cañones, suplementado con las necesarias subvenciones de la PAC. Apenas estos días comienzan a asomar sus hojas, las que serán en verano fuertes y robustas cañas que soporten las mazorcas. Caña verde; mazorca amarilla.
Vergel multicolor de las llamadas malas hierbas por los labradores, pero que a otros ojos supone una explosión de júbilo y entusiasmo, de optimismo, sobre todo para quienes no viven de lo que la tierra proporciona, aunque todos vivimos de ello, al fin y al cabo. Inspiración para la paleta del pintor y para el ojo del fotógrafo atento a disparar el obturador de la cámara digital o del teléfono móvil. Irresistible la atracción que ejercen estos paisajes primaverales que, por desgracia, no tardarán en agostarse antes e incluso de que llegue agosto. Nos acordaremos de la sombra que proporcionan estos días las nubes. No hay duda.
 
Además, medicinales
Guapas, aromáticas y muchas de ellas medicinales. No hablamos de las flores que adornan nuestros jardines, que para eso hace falta un tratado. Nos vamos a detener en alguna de las flores silvestres que estas últimas semanas alegran nuestra vista y, de paso, pueden aliviarnos algún que otro dolor, siempre que no seas alérgico al polen, porque entonces lo mejor es que te armes de mascarilla.
 
[Img #17494]
 
Malva común (Malva Sylvestris): Las flores de malva se utilizan tradicionalmente por su color para tintar algunas tisanas o preparados de plantas. Antiguamente se utilizaban sus flores para aliviar los problemas respiratorios como asma, bronquitis, tos... ya que la malva tiene un alto contenido en mucílagos (expectorante).
 
Colza (Brassica napus): La colza se hizo tristemente famosa en España porque en 1981 murieron más de 1.000 personas y resultaron intoxicadas más de 20.000 por consumir aceite de colza, que contenía restos de pesticidas muy tóxicos para el organismo humano. A pesar de este triste incidente, la colza es una alegre planta que llena nuestros campos de color amarillo cada primavera. De alguna variedad de colza se obtiene aceite, sobre todo para alimentación animal, de ahí que últimamente se haya disparado su cultivo por ser de una rentabilidad más que aceptable.
 
Amapola (Papaver Rhoeas L.): Es una preciosa planta que también se ve envuelta en tristes circunstancias hoy en día, ya que de alguna de sus variedades se extrae el látex de opio con el que se elabora la morfina y la heroína de uso legal, pero también comercio ilegal. La amapola tiene propiedades medicinales sedantes (por lo que se llama adormidera también), y en pequeñas cantidades se utiliza para aliviar problemas de insomnio, ansiedad y nerviosismo. También se utilizan los pétalos secos de amapola para aliñar ensaladas y muchos platos de alta cocina.
 
[Img #17496]
 
Diente de león (Taraxacum officinale): El diente de león es una de las plantas preferidas por los niños (y muchos mayores), ya que da mucho juego pedir un deseo y soplar hasta que se vuelan todas las semillitas de su flor. Además de su aspecto más divertido, también tiene unas propiedades medicinales, ya que el diente de león es una de las plantas más depurativas y drenantes. Se utiliza para aliviar problemas derivados de la retención de líquidos y para ayudar al organismo a depurarse. Además tiene un gran efecto blanqueante para la piel. Sus flores
son naranjas, pero cuando se secan toman esa forma tan peculiar de ‘bola de nieve’ volátil.
 
Hisopo (Hyssopus officinalis): Es una planta que se suele confundir muy fácilmente con la lavanda y la lavándula (cantueso), ya que sus flores son parecidas, de color lila, dispuestas en espiga. Al igual que la lavanda, el hisopo tiene un olor muy agradable, pero un sabor amargo. Su aceite esencial se utiliza eficazmente para aliviar problemas respiratorios.
 
Retama (Spartium junceum): Es un arbusto muy abundante. Contiene alcaloides (que actúan sobre el sistema nervioso), por lo que puede resultar muy potente y tóxica. Sus flores crecen en espiga y son de color amarillo. Es una planta que siempre verás rodeada de insectos.
 
Lavanda, Lavándula o Espliego (Lavandula officinalis): la lavanda es una flor muy aromática, además de muy decorativa. Sus flores se disponen en espigas y son de color violeta. Se utiliza su aceite esencial para relajar el sistema nervioso y aliviar los dolores musculares o la tos. Antiguamente, para aliviar el insomnio se colocaban unas flores de lavanda dentro de la almohada.
 
[Img #17497]
 
Lavándula pedunculata: Es la más resistente de todas ya que aguanta los fríos intensos del interior de la península. Hojas lanceoladas estrechas, pelosas, que nacen enfrentadas, formando frecuentemente un fascículo. La infusión de sus inflorescencias secas combate las afecciones del pecho y bronquios. Se utiliza como
antiséptico, digestivo, antiespasmódico, cicatrizante y antibacteriano. 
 
Verónica (Veronica officinalis L.): La verónica también es una flor muy común en nuestros campos en primavera y verano, y a veces se suele confundir con la malva seguramente por el color, aunque la flor de la verónica es mucho más pequeñita y se dispone en ramilletes. Además, la verónica es una planta trepadora que le gusta mucho el sol. Se solía utilizar para aliviar las indigestiones y los problemas intestinales y para evitar el estreñimiento.
 
Romero (Rosmarinus officinalis L., Rocío de mar): el romero es una de las plantas medicinales más versátiles y con más propiedades, además es una planta muy aromática y se utiliza como especia para saborizar infinidad de platos. Tiene propiedades, tónicas (estimula la circulación sanguínea y recupera el tono muscular), es antioxidante y antiinflamatorio.
 
Tomillo (Thymus vulgaris): Es una planta muy parecida al romero por lo que se suelen confundir con facilidad. También es muy aromática y se le da múltiples usos en la cocina. Tiene propiedades broncodilatadoras y su aceite esencial se suele utilizar para aliviar cólicos y otros problemas digestivos.
 
[Img #17492]
 
Viborera (Echium vulgare): Es una de las plantas más comunes en caminos, pastos, descampados y bordes de las carreteras, por lo que suele contener grandes cantidades de residuos orgánicos. Su flor es muy apreciada para la apicultura, para la producción de miel, ya que gusta mucho a las abejas en parte por su color morado tan llamativo y en parte porque producen gran cantidad de néctar. Antiguamente se utilizaba la infusión de viborera para realizar gárgaras en casos de faringitis y dolor de garganta. Su nombre se debe al parecido de su flor con la cabeza de una víbora, ya que sus estambres sobresalen como si fuese la lengua de una serpiente.
 
Centaurea cyanus: Llamado popularmente aciano, scabiosa, azulejo o pincel, es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas. El agua de aciano, obtenida por la decocción de sus flores, se utiliza por su notable efecto antiinflamatorio. Los lavados oculares con esta agua mejoran eficazmente los picores y la irritación de los ojos. También dan un aspecto fresco y estirado en los párpados cargados y sirve para fortalecer, aclarar y conservar la vista
 
[Img #17495]
 
Advertencia: Hoy en día, por desgracia, es muy peligroso recolectar plantas silvestres para el consumo si no se está seguro de sus cuidados y procedencia. Muchas de las plantas silvestres que vemos en campos, jardines, o cercas privadas están altamente contaminadas por aguas residuales, pesticidas, abonos y fertilizantes o plaguicidas que, aunque se pueden conseguir fácilmente en cualquier tienda de jardinería y son de uso común para cientos de jardineros, horticultores o responsables de los cuidados de los bosques, resultan muy tóxicos para el ser humano. También habrá que tener especial cuidado con las plantas que crecen silvestres cerca de las carreteras, pues estas estarán muy contaminadas por los hidrocarburos de los vehículos a motor.
Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress