Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Medio Ambiente - Patrimonio natural
Cristina Domínguez
Miércoles, 26 de marzo de 2014

Santa Cristina de Valmadrigal: un ‘paraíso’ en la tierra para el ave más pesada del mundo

[Img #2727]

De mediados de marzo a principios de abril el municipio de Santa Cristina de Valmadrigal sirve de escenario para uno de esos pequeños milagros de la naturaleza que ya empiezan a atraer a estudiosos de todo el mundo y que ese Ayuntamiento quiere poner en valor como recurso turístico sostenible. Se trata del ‘cortejo nupcial’ de la avutarda, su época de celo, las únicas semanas del año que esta singular ave esteparia permite una observación más próxima y regala sus mejores y más vistosas instantáneas. 
Y, porqué Santa Cristina… pues porque en el municipio de Santa Cristina de Valmadrigal se encuentra el corro de apareamiento más importante de toda la región, uno de los ‘nidos de amor’ más concurridos de toda Europa con más de 150 machos activos.  
Después de un invierno discreto, una vida en segundo plano entre los ocres del cereal de secano, los primeros rayos del sol sacan a la luz al ave voladora más pesada del mundo si bien manteniendo una distancia prudencial con el hombre, achacable, a buen seguro, a los años de persecución y caza a los que fue sometida y que casi acaban por exterminarla hace medio siglo. 
Durante los próximos días, la avutarda dejará así su refugio entre la paja para situarse en las zonas más altas de campo con su nuevo plumaje nupcial, más llamativo que su ‘traje’ de invierno e irresistible para las hembras. 
En estos altos, y según los expertos, los machos se exhiben ante sus pretendientas con un complejo ejercicio de contorsionismo en el que dirigen las partes blancas de su plumaje hacia las zonas visibles; doblan su cuello, retuercen las alas, mientras comienzan a bailar alrededor de la hembra emitiendo un frágil sonido, apenas perceptible. 

Amor girasol 
Según un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que tuvo como referencia los territorios de Santa Cristina, los machos de la avutarda exponen durante sus vistosos ‘cortejos nupciales’ la parte trasera de sus colas levantándolas en dirección al sol con el fin de que éste incida sobre el plumaje blanco haciéndolo más brillante y visible a las hembras. 
El trabajo del CSIC, publicado por la revista Behavioral Ecology and Sociobiology, propone que este comportamiento es un modo de mejorar la eficiencia de la comunicación sexual incrementando la visibilidad para atraer a hembras distantes o marcar la posición del macho en cuestión. El investigador del CSIC, Javier Viñuela, que coordinó el estudio, apunta que “más cerca, la hembras se podrían fijar en otros ornamentos, como las plumas del mostacho o el plumaje castaño del cuello, apreciables sólo a corta distancia. Evolutivamente hablando, los machos de avutarda han desarrollado para comunicarse con las hembras un impresionante cortejo que consiste en levantar su cola y rotar sus alas para hacer visible su inmaculado plumaje blanco”, describe Viñuela.
El equipo de biólogos, en el que también ha participado la IE University, en Segovia, y la Aberdeen University, en Escocia, observó que, por la mañana, “las hembras parten de sus lugares de dormidero hacia las áreas donde los machos exhiben sus cortejos nupciales y es en ese momento cuando es importante atraerlas desde lugares distantes. Por la tarde, las hembras ya se habrían acercado a los machos a lo largo del día y éstos se orientarían hacia ellas. En este sentido, las avutardas se comportarían un poco como girasoles”. Según los autores, existen muy pocos artículos que demuestren que los animales orientan sus ornamentos sexuales según el sol para maximizar la señal, y éste es el primero en especies de espacios abiertos.

[Img #2728]

En recuperación 
Haciendo gala de su nombre, la ‘otis tarda’, la avutarda común, continúa recuperando protagonismo en las estepas leonesas donde, en los últimos años, se ha visto incrementado el número de individuos en un 23 por ciento. 
Así lo refleja el último censo publicado por la Consejería de Medio Ambiente (2008) sobre la evolución de esta especie en Castilla y León, región que, en conjunto, registra un 34 por ciento más de avutardas respecto al año 1998, en total, 14.025 ejemplares, el 46 por ciento del total nacional. Solo en la provincia de León estarían localizadas 1.225. 
Por lo que respecta a León, la cantidad de avutardas censadas en los 22 polígonos muestreados –zona de Campos y Oteros– asciende a 1.225 individuos, el 9,1 por ciento del total regional, de los que 561 serían machos, 627 hembras y 37 indeterminados. La proporción de sexos es de 1,12 hembras por macho.
En esta provincia únicamente está presente en el sector suroriental, en las llanuras cerealistas que se extienden entre los ríos Esla y Cea.
Otras áreas de interés se localizan entre Valverde Enrique y el río Cea, con algo más de 200 avutardas, y entre Valencia de Don Juan y Campazas, donde se han censado 89 individuos. Aunque con un menor número de aves, hay que mencionar la zona situada al norte del Burgo Ranero, donde existe un núcleo de 70 avutardas, que son las más septentrionales de la provincia de León y se encuentran relativamente aisladas.
El mayor incremento, cercano al 70 por ciento, en la cantidad de aves observadas en relación al censo anterior corresponde al área de Santa Cristina de Valmadrigal, donde se registra una de las mayores densidades de avutarda de la comunidad.
La avutarda común constituye el representante más genuino de las áreas esteparias de la Península Ibérica. En la actualidad, se considera una especie globalmente amenazada y está catalogada como vulnerable en la Lista Roja de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza. En España también se encuentra amenazada por lo que ha sido catalogada también como vulnerable en el Libro Rojo de las Aves.

[Img #2729]


¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Viernes, 28 de marzo de 2014 a las 08:29
Florecita Blanca
Si alguien graba un cortejo nupcial de una avutarda por favor que lo suba a internet me encantaría verlo. Gracias
Fecha: Sábado, 30 de marzo de 2013 a las 17:13
Dosi
* Mi apoyo a esta iniciativa *
Cualquier aficionado a la naturaleza que se deje caer por estas tierras, quedará gratamente satisfecho con el trino de una alondra, el aleteo de un cernicalo primilla o la espectacular imagen de una "AVUTARDA".
A diferencia de otros lugares como la "Sierra de la Culebra " o "Picos de Europa" que con solo encontrar pelos o excrementos de otros fieros animales, sus seguidores ya se dan por satisfechos; aquí puede contemplarse todo un recital de sensaciones. Desde su elegante silueta al caminar, pasando por contemplar el folclore de su rueda para atraer a las hembras o despedirla con ese vuelo majestuoso que tiene.
Todo esto es posible a simple vista o mejorado con unos sencillos prismáticos.
Ahora bien, si importante es su divulgación, no menos importante es su conservación (muy frágil y sensible a cambios en el hábitat y a nuestra presencia humana).
Deberá disponer de una agricultura tradicional, rica en alfalfa y cereal, con extensiones despejadas y sin obstáculos en el horizonte.
Valoremosla y protejamosla, es patrimonio de todos.
Eudosio Casado (Dosi), Las Grañeras.
Fecha: Martes, 26 de marzo de 2013 a las 08:02
Javier Robles
Para poner ese titular tendreis que pedir permiso a las avestruces.
En el articula lo "rectificais", el ave VOLADORA mas grande.
Una excelente iniciativa, deseo que atraiga a mucha gente dispuesta a mirar y respetar la naturaleza.
Mucha suerte.
Fecha: Lunes, 25 de marzo de 2013 a las 22:28
rogelio
Tierra parda y paja ,sombreadas
por las nubes de algodón,
que sueñan pendidas
en el cielo azul..
Tierra para la avutardas,
tierra de silencio y misterio,
tierra donde se duerme el tiempo y habita la ausencia.
Hermosa foto de lo mejor del pueblo, véndalo también,don FERI.
Fecha: Domingo, 24 de marzo de 2013 a las 00:05
Javier Revilla
Enhorabuena por la iniciativa. Ya era hora que explotáramos el patrimonio natural que tenemos, respetándolo y poniéndolo en valor.

Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress