Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Firmas - Cartas a Dirección
Juan Giraldo González
Miércoles, 9 de septiembre de 2015
Cartas a la dirección

La regulación, la mayor protección

[Img #11835]
 
Amiga directora:
Hace unos días leí en este medio la noticia de la detención de dos vecinos de la comarca por cultivar marihuana. No conozco a los encausados ni tengo más información que la aportada por Sahagún Digital, pero es un tema controvertido que merece una reflexión. Las drogas y su uso son tan antiguas como la humanidad, han sido usadas en todas las culturas a lo largo de la historia sin que haya supuesto un peligro para la sociedad. Se convierte en un grave conflicto social cuando aparece la prohibición y no la regulación. Recordemos que lo que conocemos como “drogas duras” (morfina, cocaína, heroína) fueron de venta libre en las farmacias hasta los años veinte del pasado siglo.
La regulación es la mejor protección de la sociedad que rechaza las drogas, ya que reduce su uso a personas adultas en espacios privados, sin interferir en ningún caso en los derechos y libertades de las personas que temen un efecto pernicioso en sus hijos y su entorno. Como bien dice un comentario a la noticia, la sociedad va por delante de la legislación. Las nuevas realidades obligan a ver el tema desde otras perspectivas.
La regulación se va imponiendo a escala mundial, tanto en su uso terapéutico como recreativo. Equipos punteros en Europa en el estudio de enfermedades neurodegenerativas, han comprobado la eficacia del cannabis para tratar la espasticidad producida por la esclerosis múltiple, por poner un ejemplo. Este y otros ensayos clínicos nunca verán la luz, ya se encargará la industria farmacéutica de que parezca un accidente.
La pertenencia a un club cannábico es la única posibilidad de que ciudadanos adultos accedan a un consumo regulado, restringido y con garantías, sin la necesidad de acudir al mercado ilegal, a alimentar a las mafias, a situarse fuera de la ley. Este sería el arma más eficaz para luchar contra las mafias del narcotráfico y del dinero negro. La regulación supondría también un incremento importante en la tributación de un dinero que inexorablemente se ennegrece al contacto con la marihuana, de esta manera pasaría por la ventanilla fiscal como cualquier otro producto.
No sería mala alternativa para una agricultura en permanente declive, sin salidas laborales ni perspectivas de mejora. El cultivo controlado y legalizado crearía unos pocos puestos de trabajo, normalizaría una actividad agrícola y supondría una mayor garantía de calidad para los consumidores.
Recibe mi saludo más cordial.
Noticias relacionadas
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
12 Comentarios
Fecha: Viernes, 16 de octubre de 2015 a las 07:47
BOINA
Mucho hablar de drogas, siendo la más nociva la que vosostros consumís a diario en grandes o medianas cantidades, EL ALCOHOL ETÍLICO.La fea costumbre de tomar vinos tan extendida por todo el Norte Peninsular, puede llevar al cabo del tiempo a una enfermedad incurable.Es muy adictivo, aunque todavía lo es mucho más el tabaco.
Fecha: Sábado, 12 de septiembre de 2015 a las 11:30
javi
Juan, aunque no comparta tu opinión queda por sentado que te la respeto. Diferencio entre el consumo terapeutico y el privado. El primero, estoy de acuerdo que se legalice, tenga un control médico y se dispense en farmacias con su receta, claro esta, que tenga que estar tratato, insisto que "no es droga blanda". En este último sentido, comentar que las semillas, son tratadas para potenciar sus propiedades, creando un peligro real para la salud, ya que no hay control alguno. El sistema de ahora, seguro que no es el más eficaz, pero no se puede dejar sin legislar.-
Fecha: Viernes, 11 de septiembre de 2015 a las 23:07
Juan Giraldo
No puede haber más riesgos y descontrol que ahora. La prohibición ha demostrado su ineficacia para acabar con el narcotráfico y criminaliza a una parte de la población, incluidos enfermos, de manera innecesaria e injusta. El riesgo y el descontrol está en la venta indiscriminada de sustancias de calidad dudosa al alcance de cualquier chaval con unos euros en el bolsillo.
Yo me refiero a un consumo exclusivamente para adultos, regulado, privado y con los controles legales, fiscales, médicos, fitosanitarios y policiales.
Fecha: Viernes, 11 de septiembre de 2015 a las 22:55
toño
Comparto la opinión
Si a la REGULACIÓN.


Fecha: Viernes, 11 de septiembre de 2015 a las 11:26
javi
Juan, el tema de legalizar o no este tipo de sustancias, que ni mucho menos "droga blanda" y más, cuando su consumo no se hace llevando control alguno. El cannabis terapeutico esta tratado, bajando su THC con el objeto de minimizar un daño mayor. Claro está que tiene propiedades terapeuticas y mi opinión es ente sentido, sería positivo regularlo y acercar sus propiedades a la personas que lo necesitan, pero siempre con control médico. Imagina que se legisla la plantación "casera". Esta claro que sería un error, dando pie a la venta de sustancias de forma incontrolada
Fecha: Jueves, 10 de septiembre de 2015 a las 23:22
Juan Giraldo
Gracias por los comentarios, especialmente los críticos. Javi, cualquier sustancia (droga o no) consumida incontroladamente es nociva para la salud, pero hablamos de lo contrario, del control y la regulación. Las circunstancias del hecho que motivó la carta las desconozco y no entro en ello, sólo planteo que un tema de tanta trascendencia se deja sin regular, a merced de las mafias, que tienen en la prohibición su mejor aliado.
Un tema tan poliédrico (sanitario, social, político, económico...) no puede tener solamente una respuesta penal, como dice Anónimo.
Fecha: Jueves, 10 de septiembre de 2015 a las 00:40
javi
Cualquier tipo de sustancia que de alguna forma actue directamente en el orgánismo y que de su consumo, de forma incontrolada, altere su funcionamiento (hablando claro), es para por lo menos tomarlo en serio. (Alcohol y tabaco), tambien de acuerdo, pero no es el tema. Las consecuencias de un consumo incontralado de Cannabis (ni mucho menos droga blanda), altera de forma grave el organismo y en especial "el coco". 150 plantas, dan para más que autoconsumo, por eso se dice que se destina al tráfico. Con la reciente Ley de seguridad ciudadana, castiga como infracción adm. "la planta casera"
Fecha: Miércoles, 9 de septiembre de 2015 a las 19:28
Javier Robles ruiz
Su amigo, carraspea porque tiene bloqueado el cerebro y no sabe que contestarle (de momento), el sol africano no es bueno para reflexiones de este tipo y hoy pase mucho tiempo en la calle y sin sombrero. Pero cuando desbloquee las neuronas dare mi opinio. De momento el carraspeo es una opinion, viene a decir que no estoy totalmente de acuerdo con su pensamiento, y eso es enriquecedor, ademas seguro que nos entenderemos, porque respetarnos, siempre nos hemos respetado. Un abrazo.
Fecha: Miércoles, 9 de septiembre de 2015 a las 16:28
Quico
Mi amigo, ese carraspeo anuncia un comentario, o es una reflexión en sí misma?
Fecha: Miércoles, 9 de septiembre de 2015 a las 16:07
Anonimo
Creo que el cultivo de 150 plantas no es autoconsumo. Adenas la regulacion viene establecida en el codigo penal, ahi esta especificado y regulado muy claramente, no es algo nuevo...
Fecha: Miércoles, 9 de septiembre de 2015 a las 14:20
Quien tu piensas
Artículo muy acertado Don Emilio.
Fecha: Miércoles, 9 de septiembre de 2015 a las 12:07
Javier Robles Ruiz
¡Ejem, ejem!

Sahagún Digital. El magazín del sureste de León
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress